09/12/2016 / 13:59
Redacción


Aniversario de la Constitución

Estudiar la Constitución para actualizarla en algunos puntos sería síntoma de madurez y se debería abordar con ánimo constructivo sobre aquello susceptible de ser mejorado.


El treinta y ocho aniversario de la Constitución española es momento propicio para el reconocimiento  a la generación de políticos, de distintas tendencias y sentimientos, que supieron en un delicado escenario consensuar un marco de convivencia, de derechos y obligaciones, que los ciudadanos ratificaron con su voto en el correspondiente referéndum, haciendo posible una transición democrática ejemplar. Esos valores, principios, el espíritu y la letra de aquel texto, plenamente vigente hoy, han permitido la construcción de una sociedad libre, moderna, democrática y avanzada. Por ello cada 6 de diciembre es motivo de conmemoración y adhesión a la Carta Magna, sin que ello signifique negar la posibilidad o conveniencia de modificar algunos aspectos, con el amplio acuerdo con el que se formuló, porque éste es la clave de que haya perdurado con éxito a lo largo de estas cuatro décadas. Estudiar la Constitución para actualizarla en algunos puntos sería síntoma de madurez y se debería abordar con ánimo constructivo sobre aquello susceptible de ser mejorado. Junto a la supresión de la primacía del varón en la sucesión a la jefatura del Estado, por ejemplo, se tendría que afrontar la reducción o eliminación de los aforamientos, percibidos por la ciudadanía como forma de impunidad, dar un sentido distinto al Senado, que no ha llegado a satisfacer en esa función de representación de la diversidad territorial, máxime en los momentos actuales, o buscar una mayor independencia del poder judicial para lo cual los nombramientos de altos cargos en los tribunales Constitucional y Supremo o la composición del Consejo General del Poder Judicial debe desligarse de la discrecionalidad del poder político. La Constitución, en su día, fue una realidad que se construyó entre todos y fue un acierto porque pensó en el bien del país y de los ciudadanos con respeto a las diferentes sensibilidades. Cualquier cambio en el futuro deberá cumplir estas mismas premisas. En todo caso no es la mayor de las urgencias que podamos tener como sociedad.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 1.234 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018