17/03/2018 / 11:35
María José Agudo


Imagenes

Aun estamos a tiempo

La muerte de Gabriel tiene que servirnos para reaccionar. Quienes matan, violan o cometen un atentado terrorista tienen que saber que en España sus actos se castigan con firmeza.


Escribo esta  carta conmocionada todavía por el fatal desenlace de la desaparición de Gabriel, e impresionada por la reacción de sus padres con su ejemplar comportamiento público, con sus mensajes , con su humildad y su bondad, que  han conseguido  que los queramos sin conocerlos y que compartamos  su dolor.
         Gabriel se nos ha metido dentro del  corazón. Cada uno ha hecho   y ha dado  lo que ha  podido: unos le han buscado en las batidas, otros  han rezado por él, muchos han pedido en  concentraciones  o a través de las redes sociales que le devolvieran sano y salvo….. Almería y sus gentes acogedoras, amables y cariñosas se vuelcan  y arropan a esta  familia y ese sentimiento  se extiende por toda España.
    Qué ejemplo el de esos padres separados, pero unidos ante el  dolor, agradecidos por la ayuda que estaban recibiendo;  impresionantes las palabras de esa madre rota, pidiendo,que la rabia y el odio no nos ciegue y  que sea la justicia quien castigue a la asesina confesa.
    Pero la Justicia no puede hacer Justicia  si no existe una ley justa que aplicar.
  Una sociedad que permite que maten a un niño indefenso de 8 años y que dentro de unos  pocos años, su asesina, sin reinsertarse porque los asesinos sin alma nunca se arrepienten, se  pasee tranquilamente  por nuestras calles buscando nuevas víctimas, es una sociedad enferma.
    De qué nos sirve el impecable trabajo de los guardías civiles y de  los  policías, y tener unos prestigiosos jueces y fiscales, si derogamos la ley de la Prisión Permanente Revisable, la herramienta necesaria para que los ciudadanos vivamos más seguros, para que quien la haga la pague, para que los  delincuentes más peligrosos permanezcan en la cárcel y no salgan de ella mientras no puedan vivir entre los demás sin reincidir, sin volver a  hacer daño.
    El Partido Popular escuchó la  petición de otros padres que también habían perdido a sus hijos en condiciones atroces y a  familiares de  víctimas del terrorismo. Todos coincidían en que no querían venganza pero sí querían Justicia. Y así nace esta ley que hoy algunos  partidos quieren derogar, quizás  porque la aprobó un partido distinto al suyo.
    La muerte de Gabriel tiene que servirnos para reaccionar. Quienes matan, violan,o  cometen un atentado terrorista, tienen que saber que en España sus actos se castigan con firmeza.  
      Que tiene que pasar para que pongamos razón a la sinrazón, para que no hagamos política con la seguridad y la justicia,  para que seamos capaces de entendernos y escuchar la voz alta y clara de tantos millones de españoles apoyando a las víctimas no a los delincuentes.
Del Congreso de los Diputados tiene que salir una ley mejorada, modificada, ampliada, consensuada,  pero  no derogada. Una ley que nos de seguridad, porque la inseguridad jurídica genera  miedo,  rencor y  odio y eso no es una cuestión de partidos, eso nos hace daño a todos.     
    Aún estamos a tiempo de entendernos. Gabriel no puede haber muerto para nada, su muerte tiene que tener un antes y un después….. porque no  podemos dejar a esos padres solos con su dolor, sin que se haga Justicia, castigando a la asesina confesa de su hijo a  prisión permanente revisable.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.7381 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018