08/03/2017 / 15:26
Marta Martínez


Imagenes

El feminismo de Guadalajara toma impulso

Nuevos colectivos e iniciativas reactivan un movimiento que "estaba muerto". Hoy, 8 de marzo, hacemos un repaso por la Asamblea de Mujeres Libres de Guadalajara, el Club de Lectura Feminista o el Colectivo de Mujeres Artistas, y recordamos a AIMA, asociación pionera en la lucha por la igualdad.


Con motivo del Día Internacional de las Mujeres, la reivindicación feminista toma las calles. En Guadalajara el movimiento feminista está experimentando un nuevo impulso con la aparición, en los últimos años, de colectivos e iniciativas con perspectiva de género. Espacios para el debate y la reflexión, además de la reivindicación, que muchas mujeres, como han expresado, echaban de menos. Hacemos un repaso por algunos de estos colectivos y recordamos a las pioneras.

Es cierto que existen muchas asociaciones de mujeres, pero pocas que enarbolen la bandera del feminismo como objetivo principal de su actividad. Sí hay que mencionar a la Asociación Independiente de Mujeres Alcarreña (AIMA), por ser la primera en la lucha por la igualdad en la provincia, y cuya actividad actualmente se centra en la gestión del Centro Asesor de la Mujer de Guadalajara; y a la Federación Progresista de Mujeres Internacionales, que desde su sede en el Centro Social de la calle Cifuentes sigue ofreciendo un importante servicio a las mujeres. El relevo viene de la mano de la Asamblea Mujeres Libres de Guadalajara, el Club de Lectura Feminista o el Colectivo de Mujeres Artistas, que han supuesto un soplo de aire fresco para las feministas alcarreñas.

 

 

Con la perspectiva que da el tiempo, Eva Ortiz, la que fuera presidenta y una de las fundadoras de AIMA ve este resurgir del feminismo en la provincia como algo “esperanzador”, más considerando, como ella lo hace, que hace unos años “estaba muerto”.  “Creo que el que haya mujeres en política anima a que la mujer participe, que vean que podemos tener voz y voto”, indica.

En su corta trayectoria, desde la Asamblea de Mujeres Libres han podido constatar que sí existe un interés por el feminismo en Guadalajara, “la prueba es que no hemos dejado de crecer y se nos acercan muchas mujeres interesadas”, indica Sandra Martínez, una de sus integrantes. No obstante, no es algo aislado: “Con el feminismo ha pasado como con otros movimientos sociales, que antes de la crisis se veía menos necesario todo, porque todo estaba más o menos bien, y a raíz de la crisis se reactivan todos los movimientos sociales”. También ve un factor importante en la edad: “Creo que nuestra generación está mucho más formada que generaciones anteriores y eso hace que tengas una mirada más crítica”.

 La falta de espacios  y actividades con corte feminista es lo que llevó a dos mujeres a crear el Club de Lectura Feminista, con el objetivo de “abrir un espacio de reivindicación feminista y de visibilización de escritoras, y crear sinergias entre  mujeres de donde puedan salir proyectos paralelos”, explica Patricia Herráiz, una de las fundadoras. La respuesta les sorprendió favorablemente  y “estamos viendo que la gente tiene mucha ganas de empezar a tener estos espacios, que son tan necesarios”, añade.

Reivindicando el feminismo

Las protagonistas de este reportaje reivindican el feminismo como motor de cambio. Sigue siendo necesario, y mucho, afirman mientras recuerdan alguno de los últimos acontecimientos contra las mujeres, la violencia machista, los feminicidios, la brecha salarial, la protesta de Sol, etc. También en  las Primeras Jornadas Feministas, celebradas el pasado fin de semana, 3, 4 y 5 de marzo en el Palacio del Infantado, se ha puesto de manifiesto que es necesario hablar de feminismo, y que no se puede presumir de una sociedad avanzada, democrática e igualitaria, “mientras la mitad de la población siga encontrándose con barreras que la obligan a mantener un papel social subordinado”.

A pesar de todo lo que se ha luchado, del trabajo realizado y de algunos cambios conseguidos, “hay veces que se te cae el alma a los pies cuando ves a un eurodiputado decir que las mujeres debemos ganar menos porque somos más pequeñas y menos inteligentes; mientras esto siga existiendo y se siga permitiendo, esto no puede cambiar”, se lamenta Eva Ortiz. “Se habla mucho del apoyo institucional, –continúa– y estos días lo volveremos a oír, pero es indignante que aún nos tengamos que manifestar por reclamar nuestros derechos, el derecho a la vida”, dice refiriéndose a la huela de hambre de Sol.

“Hay muchas cosas que cambiar y tienen que seguir existiendo asociaciones de mujeres”, asevera. Y para propiciar ese cambio considera fundamental “trabajar con la infancia y la juventud porque a partir de ahí se puede conseguir una sociedad diferente, no sexista”.

Desde la perspectiva más joven que aporta Sandra Martínez también se ve fundamental no bajar la guardia: “se ha alcanzado la igualdad formal pero de la igualdad real todavía estamos muy alejadas y ahora con la crisis el colectivo de mujeres ha sido afectado especialmente, porque todos los recortes sociales han recaído sobre ellas, y al final lo que no hace el Estado, lo hacen las mujeres. Seguimos con un 24% de brecha salarial en España, se sigue despidiendo a mujeres por quedarse embarazadas, se sigue considerando que somos menos productivas…”.

Y aunque el panorama internacional de las mujeres es muy negativo, como queda evidenciado con la protesta internacional a modo de paro, Martínez mira al futuro con optimismo porque “si luchamos y nos organizamos todas, podemos cambiar las cosas”, dice poniendo como ejemplo la lucha de las mujeres polacas ante la pretensión de recortar su derecho al aborto.

También desde un punto de vista positivo, Patricia Herráiz, del Club de Lectura Feminista, destaca que cada vez se ve mayor concienciación y sensibilización social, sobre todo entre la población juvenil, aunque tiene claro que eso no es suficiente porque falta un trabajo de base que tiene que partir de las administraciones, en torno a la educación, la justicia, en el marco laboral, etc.

 

ASAMBLEA MUJERES LIBRES DE GUADALAJARA

Un 8 de marzo de hace tres años, en una concentración. Ahí se formó un grupo de mujeres que comenzó a trabajar en un proyecto más estable del que ha salido la Asamblea Mujeres Libres de Guadalajara. Un colectivo feminista y con perspectiva de clase. “Priorizamos la lucha feminista, pero sin olvidar que las mujeres de clase trabajadora sufren una doble opresión, y son las dos opresiones que queremos superar”, explica una de sus miembros, Sandra Martínez. Son en torno a 25 mujeres, de edades entre los 18 hasta más de 40 años.

 

Sus objetivos son dotar a Guadalajara de un espacio feminista, “generar un espacio cómodo para nosotras, y sensibilizar, que se vea la necesidad del feminismo, formarnos y seguir creciendo, que cada vez se vayan acercando más mujeres, y visibilizar la necesidad de la lucha feminista”.

Es un colectivo dinámico, que organiza diferentes actividades. Ha convocado la manifestación de esta tarde (19.30 horas en el Palacio del Infantado) con motivo del Día Internacional de las Mujeres y ha colaborado en las I Jornadas Feministas, celebradas el pasado fin de semana. Por la situación que atraviesa España, trabajan mucho la violencia de género, contra la que se concentran todos los meses, el segundo miércoles, en la plaza de Santo Domingo. Se sienten orgullosas de conseguir mantener esta cita, porque “en Guadalajara es muy complicado”, reconoce Martínez, y de haber reunido a 200 personas en una manifestación el 25 de noviembre, “síntoma de que la gente tiene interés”.

Decidieron que este espacio fuera solo para mujeres, no mixto. ¿Por qué? porque, simplificando, consideran que son las mujeres las que deben liderar esta lucha.

 

DE SIMONE DE BEAUVOIR A AIMA

La Asociación Independiente de Mujeres Alcarreñas (AIMA) es un referente del feminismo alcarreño. Surgió de un grupo de amigas a las que la lectura “nos llevó a Simone de Beauvoir”. A partir de ahí, y viendo la situación de la mujer a través del filtro de esta pensadora y escritora francesa, se unieron en una especie de club de lectura del que posteriormente salió una asociación cultural, la única fórmula permitida, como punto de encuentro con otras mujeres. Eran unos momentos difíciles, hablamos de hace más de 40 años, “no había libertad de expresión, las mujeres no tenían derechos legalmente reconocidos y ocupábamos un rol en la sociedad que no habíamos elegido” , recuerda Eva Ortiz, una de las socias fundadoras y presidenta durante varios años. Las abogadas Cristina Almeida y Manuela Carmena les ayudaron en la parte técnica y jurídica. “Nos reunimos en una granja, porque todo era clandestino en aquellos momentos; ni siquiera para hacer los estatutos de una asociación se podía uno reunir”, indica Ortiz.

AIMA impulsó proyectos tan importantes como la guardería laboral, los comedores escolares, creó secciones feministas en algunas bibliotecas, colaboró con las instituciones para una educación no sexista, promovió la participación ciudadana de las mujeres y el primer centro de planificación familiar de Guadalajara. “Creíamos que lo más importante era que la mujer fuera independiente y por eso eran fundamentales las guarderías y los comedores”. Más adelante, en la década de los 90, es cuando se creó el Centro Asesor de la Mujer, un servicio que gestiona desde entonces y que en 2016 atendió a cerca de 800 mujeres. En la actualidad, la asociación realiza también tareas de formación, sensibilización y prevención.

AIMA fue pionera en la lucha por la igualdad en la provincia, en un momento en el que la situación de la mujer era muy diferente. Fue la primera asociación feminista y la única de la época. Había otras asociaciones de mujeres, como la de Amas de Casa, pero con objetivos totalmente distintos. AIMA era un colectivo muy activo y reivindicativo. Por ejemplo, a partir del centro de planificación familiar, las mujeres tuvieron acceso a la píldora, “hasta entonces nadie la recetaba”, dice Ortiz.

Eran independientes, y se financiaban con acciones tan curiosas como un puesto de perritos calientes y tortillas, que hacían ellas mismas, en la feria.

Remedios García Pérez es actualmente la presidenta de esta asociación, pero a lo largo de su trayectoria hay que destacar a otras mujeres como Gloria de la Morena, que siempre ha estado en la directiva y se ha alternado en la presidencia con Eva Ortiz; Pilar Tejedor, Yolanda Moreno, y las ya fallecidas Carmen Cascajero y Mª Luz González Galindo, dos apoyos imprescindibles para la constitución de la asociación.

 

ARTE Y LITERATURA COMO HERRAMIENTAS DE CAMBIO

La lectura es lo que une también a un grupo de mujeres que se reúne todos los miércoles en torno a un libro. Se trata del Club de Lectura Feminista que se puso en marcha a finales de enero. Impulsado dentro de la Asociación La Maraña por dos amigas, Patricia Herráiz Obispo, secretaria de la asociación, y Sandra Leándrez Calero, socia, la idea ha tenido muy buena acogida y actualmente son 19 las mujeres que participan. “Estamos muy contentas porque nos pusimos un mínimo de entre cinco y ocho personas para sacarlo adelante y somos 19”, indica Herráiz.  “El primer día vino mucha gente y todas muy motivadas, echaban de menos actividades en Guadalajara con perspectiva de género”.

Aprovechando que el Club de Lectura Feminista nació el 25 de enero, coincidiendo con el cumpleaños de Virginia Woolf, han comenzado con la lectura de ‘La señora Dalloway”.

El próximo 21 de marzo tienen su primera actividad fuera del club. Van a participar en la jornada organizada por el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil de la Biblioteca Pública de Guadalajara con motivo del Día Mundial de la Poesía. Obviamente, ellas aportarán poesía feminista.

La perspectiva de género está presente también en el Colectivo de Mujeres Artistas de Guadalajara, que expone estos días en la sala de Ibercaja la muestra ‘Un pecho y una teta’. Surgió a partir de una exposición a favor de la lucha contra la Violencia de Género, en Azuqueca. Tras la exitosa repercusión, la muestra viajó por toda la provincia y al mismo tiempo, el colectivo fue madurando poco a poco buscando espacios de reflexión sobre los temas que a las mujeres artistas les afectan de modo especial.

 

 

 

 

 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2339 seg., Memoria Usada: 1.29 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017