21/04/2017 / 13:58
Javier Sanz


Imagenes

El peluco de Koke

Con lo que ingresa un futbolista suplente un sábado tiramos los cuatro colegios de la sierra y los levantamos british.


Para no perder tiempo y sin grieta por donde cupiera duda: condeno el atraco, los atracos, cómo no, como cualquier otra acción violenta y como cualquier acción que atente contra la propiedad de uno. Ya. De plano.En el primer párrafo.
    El atraco, no obstante, ha traído la estupefacción también del otro lado. Un futbolista llevaba en la muñeca setenta mil euros, un piso abrochado en el cierre de la manga de la camisa pues eso es lo que, con suerte, puede pagar un obrero desde que engancha de aprendiz hasta que se jubila de oficial de segunda; una casa en Entrevías, la ilusión de su vida en la que la última letra engancha con la factura de la funeraria. El obrero es un rey sin Corinna, ni falta que le hace, cuando desde el tresillo de su casa ve a Torres levantar una copa. No es lo mismo verlo de alquiler. Ese día el oficial de segunda, de ser monárquico, sentiría rubor porque en la Zarzuela, aun siendo del mismo equipo, no la gozan como él en su predio, y menos ahora que han cerrado la terraza ganándole otros diez metros a ese flan que tembló cuando al hijo le echaron de la Coca-Cola, la que le pagamos a Espinar en la cafetería del Senado, pues los setenta mil euros del obrero, firmados en duros, se estiraron en aval de la hipoteca del hijo, también obrero. El piso de este albañil que vino de Jaén huyendo de la aceituna seca es la sexta dimensión, la de la sociedad articulada de Europa del sur, la que se le escapa a los nobeles de Física porque no miran más que a lo alto y se pierden lo que corre por las aceras de la periferia.
    El peluco de Koke es la bolita de los trileros de Preciados. Mientras sigues el regate del futbolista te levantan cuarenta pavos. Estaba bajo la chapa por la que nadie apuesta. En Europa del sur, a una pedrada del norte de África, con ese reloj se contratan setenta científicos un mes.
Al mismo tiempo la prensa de Madrid apunta que en Inglaterra ofrecen a un suplente del Real, Isco, ciento noventa mil euros por semana. A Carmen Rigalt le pone “el trotecillo de Isco”. A medio Bernabéu le pone también, aunque de los nervios. Con lo que ingresa un futbolista suplente un sábado tiramos los cuatro colegios de la sierra de la provincia y los levantamos british. Que el mundo tiene fiebre nos lo advirtió el otro día un atracador, desde una moto y a punta de pistola. Y nos lo recordaron después, al trotecillo. Hagan juego, señores. Pero no se quejen.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3838 seg., Memoria Usada: 1.21 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017