12/05/2018 / 18:03
Luis Monje Ciruelo


Imagenes

La Alcarria de Cela

La España de Cela, documentado ensayo de casi ochenta capítulos de gran rigor conceptual sobre  su patriotismo, pese a su galleguismo a ultranza.


No se trata de un nuevo libro, sino el título  del que le invito a escribir  a  un admirado amigo, Francisco García Marquina, el hombre que, sin duda, mejor conoce la obra y la vida de Camilo José Cela como lo ha demostrado e su señero Cela, retrato de un Nóbel con el que, en un alarde de documentación, es posible que no haya dejado nada  por decir sobre la figura del insigne escritor. Visto ahora su segundo libro, La España de Cela, documentado ensayo de casi ochenta capítulos de gran rigor conceptual sobre  su patriotismo, pese a su galleguismo a ultranza, parece lógico que los alcarreños esperemos este tercer libro de su  trilogía sobre el Nóbel, que es el que es lo que le  propongo. Ninguno de los alcarreños que escribimos seríamos capaces de hacerlo porque tendríamos que contemplar nuestra sociedad con ojos de forastero, pero formamos parte de ella. Cela lo hubiese hecho con sumo gusto si la celebración del Nóbel, no le hubiese impedido  durante más de una década trabajar  en lo  suyo, por ejemplo, en la terminación de Madera de Boj.  No me extrañaría que cuando, harto de tanto azacaneo y tanta holganza,  dijo que iba a vestirse de estameña para ponerse a trabajar, estuviese planeando un libro parecido al que pedimos a su adlátere Marquina, el hombre que lo trajo a Guadalajara y al que Cela admiraba doblemente por su capacidad poética y su habilidad manual, que le llevó a conseguir que de ocho libros de poesía hasta entonces publicados, siete hubiesen sido premiados. Y su habilidad manual era tal, que no había avería mecánica que  se le resistiera en la piscifactoría de Caspueñas que dirigía como biólogo, lo que le restaba tiempo a su vocación literaria. No me sorprendería, que el libro que deseamos de Marquina  sobre la Alcarria celiana, sin llegar a hacer de Guadalajara una nueva Vetusta, como Clarín  hizo  de Oviedo en su Regenta, nos descubriera a  los alcarreños  los defectos y rutinas de nuestra sociedad provinciana que los que aquí hemos crecido y envejecido somos incapaces de advertir porque formamos parte de ella. El libro  quizá no gustaría a todos, porque a nadie le agrada que le muestren sus arrugas en un espejo, a algunos molestaría que  sacara a relucir  los defectos del quiero y no puedo de nuestra sociedad, en la que las familias, antes notables por su apellido o su dinero, ahora comenzaban a no serlo, no por efecto de la evolución democrática, sino porque, como escribió Cervantes, “nadie es más que otro si no hace más que el otro.”


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.8173 seg., Memoria Usada: 1.21 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018