12/07/2018 / 10:35
Redacción


Imagenes

Los ribereños piden al Ministerio de Transición Ecológica que cambie de políticas para hacer honor a su nombre


La Asociación de Municipios Ribereños ha emitido un comunicado en el que indica que "las ilusionantes declaraciones de la nueva ministra quedaron en agua de borrajas ante la cruda realidad". La Asociación se muestra terriblemente decepcionada ante la aprobación de un nuevo trasvase de 38 hm3. "El infausto Memorándum dejaba poco margen de actuación, pero habrá que modificarlo si de verdad se quiere cambiar de modelo respecto al Medio Ambiente como parece indicar la ministra". 

Los ribereños recuerdan que en el Segura "se desembalsa más agua al río de la que recibe el Tajo desde la cabecera. Los números están ahí y los ofrecen las respectivas confederaciones hidrográficas. La necesidad está claro que no existía, pero la codicia no tiene límites", apunta el comunicado.

En este contexto, el presidente de la Asociación, Francisco Pérez Torrecilla, considera que  “la ministra Ribera tenía una oportunidad histórica de dar el primer paso para la finalización de esta terrible injusticia, que sacrifica un río, el Tajo, y sentencia de muerte una región, la nuestra, para beneficiar a unos pocos empresarios que ponen por delante el dinero a corto plazo frente a la conservación del Medio Ambiente; con el reciente informe del ministerio, el de los ecologistas o las lluvias recogidas en Murcia, no era necesario este nuevo trasvase y se lo advertimos”.

Hasta ahora, casi el ochenta por ciento del agua que se trasvasaba era dedicada a uso agrícola, no a consumo humano. Un consumo desmedido que venía creciendo sin mesura con la connivencia del Gobierno de Murcia desde que se aprobó el Trasvase. Desde mediados de los años 80 la superficie de regadío se ha ido multiplicando ilegalmente hasta convertirse en una plaga que ha acabado con el Tajo y con el Mar Menor. No tienen medida porque nadie se la impone, pero no es una cuestión de necesidad: es la agroindustria la que roba el agua de la boca de los murcianos. “Acogemos con satisfacción que esta vez la agricultura industrial del regadío solo reciba el cincuenta por ciento de ese agua que nos quitan, porque parece ser que el cuarenta por ciento será para consumo humano”, afirma Pérez Torrecilla, que entiende por otro lado que “el Memorándum firmado en tiempos de Cospedal complica mucho la labor de la nueva ministra; confiamos por tanto que los pasos del Ministerio vayan destinados a modificarlo y dejar de primar los intereses de unos pocos frente a los de toda una nación, que se enfrenta a un futuro de desertificación y pobreza si no empezamos a pensar en verde”.

“Podemos entender que la premura de la reunión, recién llegados al Gobierno y sin haber renovado todavía a todos los cargos del Ministerio, haya influido a la hora de tomar esta equivocada decisión de seguir alimentando el regadío; pero eso no puede volver a ocurrir en el futuro y pedimos a la ministra que, para la reunión del próximo mes de agosto, recuerde que, efectivamente, los trasvases deben ser algo extraordinario, sobre todo los destinados a la insostenible agroindustria del SCRATS”. “Antes de seguir pidiendo agua sin mesura hay que analizar y reducir la demanda, eliminando todas esas miles de hectáreas que se han ido añadiendo al amor del agua del Tajo”, concluye.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.8851 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018