29/10/2017 / 10:59
Luis Monje Ciruelo


Imagenes

Redaños de Rajoy

El artículo 155 de la Constitución le permite a Rajoy hacerse cargo de la administración autonómica y poner orden en sus finanzas.


Los españoles todos y bastantes catalanes en la intimidad, nos hemos alegrado de la decisión de Rajoy  de aplicar, como emergencia, el famoso artículo 155 de la Constitución a la autonomía de Cataluña. Lo de emergencia puede sonar un poco a ironía cuando hace meses y casi años que muchos reclamábamos esta enérgica medida prevista por la Constitución. Podría usar otro sustantivo más popular  para calificar la energía del presidente del Gobierno pero no me gusta recurrir el lenguaje tabernario. En todo caso podría haber llegado a decir castizamente “¡Olé tus mesenterios!”, que viene a ser más fino y quizá también más pedante. Pero todos nos entendemos sin necesidad de ofender a las damas de la Asociación de la Palabra Culta y Buenas Costumbres.
    Lo que quiero es aplaudir la decisión de Rajoy de no aguantar ni un pelo más  de las impertinencias, faltas de respeto y hasta de educación y de sentido común del Puigdemont y su banda que parecían haber llegado al gobierno de la Generalidad para remover las aguas sucias del odio a lo español y del independentismo catalán.
    El artículo 155 de la Constitución le permite a Rajoy hcerse cargo de la administración autonómica y poner orden en sus finanzas, como ya venía haciendo desde hace unos meses para cortar el derroche presupuestario  que costeaba el Estado para financiar las fantasías soberanistas de la Generalidad, que invertía anualmente  23’6 millones de euros en sueldos de unos 300 asesores y altos cargos nombrados a dedo entre sus afines, sin contar los cientos de millones que dedicaba a costear lujosas “embajadas” en las calles más céntricas de las principales capitales europeas y americanas  para superar en prestancia a las auténticas embajadas de España. Algún catalán dirá que el artículo 155 le permite a Rajoy entrar en la Administración de su autonomía “como un caballo en una cacharrería”. Y es verdad. Otra cosa es que lo haga. Pero lo merecían. Y era necesario. Parece que la amenaza del 155 no ha asustado demasiado al Puig, qe no es precisamente un Pico de Oro, más bien una Cara de Palo. Pues que no se ande con bromas porque puede ir a la cárcel para quince o veinte años. Lo ha dicho el Fiscal General del Estado, nada menos. Y yo, al preparar esta Brújula me he sonreído al leer que Política, en la cuarta acepción de la Real Academia es “cortesía y buen modo de comportarse” lo que no incluye lo que mejor define a Puigdemont y su cuadrilla, que es precisamente la falsedad y la traición.
 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2902 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017