12/08/2017 / 11:22
Jesús Fernández


Imagenes

Sucedáneos de la democracia

 El ciudadano convertido en magnitudes numéricas y en porcentajes.


La matemática social fue empleada mucho en la Revolución  Francesa  y justificada por  Marie Jean Antoine Nicolás Caritat, el Marqués de  Condorcet (1743-1794)  y llevada a la Asamblea Legislativa constituyente de la que era miembro y diputado. Desde entonces, esta teoría del matemático, filósofo y político Condorcet ha desencadenado un interés en el derecho político y electoral por la relación entre matemática y opinión pública. Es muy difícil cuantificar el parecer de los ciudadanos en sus preferencias políticas y electorales. Los que hoy desentierran el discurso de la democracia directa frente a la democracia representativa haciendo o reduciendo la conciencia o  la soberanía popular  a una tabla estadística, podían muy bien (irónicamente) prescindir de los procesos electorales y dedicarse a sondear y conocer las preferencias  de los electores mediante encuestas y porcentajes de voto o escaños. Habrá programas  informáticos al efecto. Nos ahorraríamos, además de los gastos de las campañas electorales, estar pendientes o preocupados de la doctrina de Rousseau sobre la voluntad general, la soberanía popular  y el contrato social que supone la democracia.
    El paso o el uso de las matemáticas y el cálculo  aritmético integral en política lleva consigo un gran problema moral debido a su manipulación, falta de independencia y falsedad de datos. Podemos hablar de instrumentos sucedáneos de la democracia y no de métodos auxiliares de conocimiento. La reconstrucción  racionalista de la sociedad y de la soberanía  del pueblo no pasa por el uso abundante e  indiscriminado  de estudios de campo, peguntas (“Umfrage” dicen los alemanes) encuestas   y porcentajes de opinión. La conciencia humana es muy difícil de cuantificar porque es un fenómeno de juicio, convicción y libertad. La ley de la probabilidad falla cuando la mayor probabilidad es la libertad humana. En  el análisis y la observación científica, al lado de las constantes hay que colocar  las variables que lo descolocan todo. Tratamos con personas, no con números.    Democracia mecánica o virtual en un continente digital. Las conciencias y las voluntades se reducen a magnitudes numéricas. Las mayorías por descarte o eliminación significativa de las minorías. El ciudadano convertido en magnitudes numéricas y en porcentajes. No existen las personas sino los índices o los grupos de electores. En el futuro, las elecciones pueden hacerlas los institutos de opinión, los medios de comunicación o las encuestas telemáticas realizadas desde casa. ¿Habrá que habilitar o legalizar el voto por correo electrónico? No se necesita reflexión o racionalización alguna para elegir a candidatos que nos representen. Que nos den un número en la lista (no la lista misma) si ningún  perfil social o moral del candidato. Al fin y al cabo, la soberanía popular se reduce a la masa, al cuerpo electoral, lo llaman  algunos. Esta pérdida de conciencia personal en los procesos democráticos va en aumento cada día.
 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3609 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017