01/11/2010 / 01:00
J.Pastrana/M.Perez


Don Juan desafió al tiempo y la tecnología para cumplir un año más


alt src=http://www.nuevaalcarria.com/images/fotografia/31.10.10/tenorio.jpg Después de la suspensión, por culpa de la lluvia, de la primera de las dos representaciones las Gentes de Guadalajara salieron a la calle dispuestas a recrear la historia de Don Juan Tenorio, a pesar de que antes tuvieron que solventar algunos problemas técnicos y una lluvia intermitente que les acompañaría durante toda la obra.
Don Juan por fin pudo regresar a los escenarios mendocinos a los que permanece tan íntimamente ligado, al menos en Guadalajara. La suspensión del sábado no fue la primera y, probablemente, no será la última a la que obligue la lluvia, pero la cita puede decir con orgullo que, durante sus veinte ediciones, los amores, duelos, las apuestas, deslealtades y redenciones de don Juan no han faltado nunca a la cita. Además del veinte aniversario, la representación también contaba con unos cuantos elementos que la hacían aún más especial. Por primer vez, el Tenorio Mendocino goza de la calificación de Fiesta de Interés Turístico Provincial. Además, un viejo conocido de las Gentes de Guadalajara que cada año organizan este evento, Javier Mejía, volvía a colocarse bajo los focos para encarnar el papel que ya desempeñara en dos ocasiones, el de don Juan. Temer a la lluvia es una tradición más del Tenorio Mendocino. Las andanzas de Don Juan, sin charcos a su alrededor, parecen menos andanzas. Quizás por eso, y por que la costumbre ayuda a quitarle dramatismo a todo, decidieron las Gentes de Guadalajara suspender la representación del sábado, además de los peligros que podían correr los actores con los equipos de luz y sonido. Una medida razonable, más todavía si se tiene en cuenta que todavía quedaba un día para hacerla: ayer. Pero, una vez más, las cosas no fueron fáciles. Justo con cuando el reloj daba las 21.30 horas comenzó a chispear y el pánico volvió a cundir, pero ya todo estaba en marcha o casi porque Don Juan tardó 25 minutos más de la cuenta en salir a escena. Primero fueron los focos, que se apagaron sin permiso en esa noche de ánimas y, luego, el sonido, los micrófonos inalámbricos no funcionaban. Pero como siempre, una nueva edición del Tenoncio Mendocino comenzó su deambular por las calles y monumentos de la capital desde una abarrotada Plaza de Santa María. Allí, desafiando a todos los contratiempos climatológicos, artísticos y técnicos se desarrolló la popular escena de la taberna, protagonizada por el insigne Don Juan Tenorio y Don Luis Mejía. Si Mejía encarnaba al primer don Juan, otro conocido, José Luis Matienzo, fue el encargado de representar al segundo. La primera doña Inés fue para Julia Piera y la segunda para Mayra Yagüe. Todos ellos encabezaron un reparto que contaba con más de 25 actores y la colaboración del Orfeón Novi Cantores, además de otras decenas de personas, en “esta locura”, como le definía Josefina Martínez, vicepresidenta de la Asociación y eterna Brigida. Que la ilusión y la fuerza les acompañe otros veinte años más.

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2681 seg., Memoria Usada: 1.22 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018