01/09/2018 / 12:15
José Serrano Belinchón


Imagenes

Reavivar las dos Españas

Los regidores del momento han levantando una brecha innecesaria en los caminos de la Historia.


Debiera ser la Historia la que con un espacio de tiempo intermedio se atreva a juzgar, con suficiente perspectiva, el comportamiento de los hombres. Todavía no se han cumplido cuarenta y tres años de la muerte del que, durante casi otros tantos, rigió los destinos de España como resultado de una guerra cruel que se cobró en torno a un millón de vidas en su mayoría inocentes. Un hecho importante, importantísimo, que sembró de dolor y vistió de luto a un número similar de familias de nuestro país, dejando tras de sí una estela amarga y difícil de olvidar, pues sólo el tiempo hubiese sido capaz de hacerlo.

En este tramo del camino, vivos todavía en el recuerdo los tres años de la Guerra Civil, los regidores del momento han levantado una brecha innecesaria en los caminos de la Historia, que, mírese por donde se mire, huele a venganza pobre e inoportuna. 

Está siendo noticia, comentada por extraños y por muchos propios el empeño, de quienes pueden hacerlo, por sacar de su tumba en el Valle de los Caídos los restos mortales del “dictador” y darles nuevo emplazamiento en otro lugar. La noticia se ha limitado a rechinar en el oído de los españoles, que pocos admiten como oportuna y mucho menos como necesaria. Hay muchas cosas por delante que resolver para el mejor vivir de nuestro pueblo, que desenterrar a un muerto y volverlo a colocar en otra parte. Es verdad que el impresionante monumento, excavado y plantado en Cuelgamuros, se concibió y se levantó como digno lugar de enterramiento para los españoles de ambos bandos, muertos durante el enfrentamiento o como consecuencia del mismo, condición que no se dio en el sepelio del general Franco; pero que tampoco puede tomarse como motivo suficiente para una España en paz cambiar por otro el lugar donde reposan sus huesos, después de tanto tiempo y sin una causa mayor. La paz que todos deseamos no se consigue echando la zancadillas, solo porque sí, en el lento caminar de la Historia. 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.4854 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018