02/02/2018 / 13:15
Redaccion


El Centro IberCaja acoge la muestra ‘Francisco de Goya y la Academia de Bellas Artes de San Luis’

Podrá visitarse hasta el 24 de febrero, de lunes a sábados, de 19.00 a 21.00 horas, con entrada libre.


La Fundación Ibercaja ha inaugurado este jueves, 1 de febrero, la exposición “Francisco de Goya y la Academia de Bellas Artes de San Luis” en el Centro Ibercaja Guadalajara, C/ Capitán Arenas, 5. La Fundación Ibercaja rinde homenaje a La Academia de Bellas Artes de San Luis en su 225 Aniversario a través de esta muestra de una cuidada selección de piezas de su propiedad. La exposición se podrá ver también en los centros culturales de Ibercaja de Logroño (del 8 de marzo al 15 de abril) y Huesca (del 26 de abril al 27 de mayo).

El acto de inauguración ha contado con la presencia del director de la Obra Social de Ibercaja, Juan Carlos Sánchez; la comisaria de la exposición y responsable del programa de Educación y Cultura de la Obra Social de Ibercaja, Magdalena Lasala; el presidente de la Academia de Bellas Artes de San Luis, Domingo Buesa, la directora del Centro Ibercaja Guadalajara, Inés González y el alcalde de Guadalajara, Antonio Román.

La muestra consta de sesenta y cinco piezas: 63 dibujos, 1 óleo y un borrón (aguada). Incluye tres piezas de Goya: un dibujo de Academia (Laoconte), un óleo (representa a Pignatelli) y el borrón (que se utiliza para la portada y cartel de la exposición), que es una aguada y tinta representando a una figura masculina con turbante. Otra de las piezas principales de la exposición es la "Cabeza de anciano”, dibujo de carboncillo y clarión de Francisco Bayeu, muy importante. La exposición incluye once dibujos italianos de la Colección de dibujos de Pignatelli que sólo se han expuesto en el Patio de la Infanta. Muestra también once grabados de Jean B. Piranesi con arquitecturas sobre edificios de Roma.

Todas las obras salen por primera vez de Zaragoza y no se han visto en otras ciudades. Pertenecen a las colecciones de La Academia y la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País y son representativas de las formas de trabajo de los artistas alumnos de la Academia, entre los que destaca Buenaventura Salesa, Ramón Bayeu y Carlos Espinosa, que llegaron a ser artistas muy considerados en su época (final s.XVIII y s.XIX).

Las piezas que se muestran en la exposición sirvieron como pauta para la formación de los profesionales que diseñaron desde la mente racional y exacta de los principios ilustrados, el espejo de la realidad que servía para el estudio de las Ciencias y las Artes: la Medicina, la Industria, la Arqueología, la Botánica, la Mecánica y el Arte Clásico se sirvieron del Dibujo como única forma de reflejar en documentos y libros las posibilidades de estudio para investigar y diseñar el futuro. Entre los profesores de excepción que dejaron su impronta en esta institución, está el propio Francisco de Goya.

Un modelo de enseñanza basado en el arte
La Real Sociedad Económica de Aragón, fundada por 1776, consciente de la importancia del dibujo para el avance de las ciencias y la creación del arte, inauguró el 19 de octubre de 1784 sus clases de dibujo en las salas bajas de la casa de Zaporta (hoy el famoso Patio de la Infanta), financiada por el empresario don Juan Martín de Goicoechea (1732-1806). Años después, en abril de 1792, el propio Goicoechea, el pintor Bayeu, el canónigo Pignatelli y don Juan O´Neill, capitán general del Reino de Aragón y presidente de la Real Sociedad Económica, ayudados por el conde de Aranda, logran que el rey Carlos IV convierta la Escuela de Dibujo en la Real Academia de Bellas Artes de San Luis. El presidente de la Academia fue el director de la Económica, entidad fundadora, y el mecenas Martín de Goicoechea fue nombrado vicepresidente perpetuo en reconocimiento a su trabajo.

La Real Academia y la Económica diseñaron un modelo de enseñanza que buscaba descubrir el talento artístico de sus alumnos, a los que consideraba artistas y no artesanos. Las clases de dibujo compaginaban la educación humanística (estudiando Historia y Filosofía) y la formación científica en Geometría, Perspectiva y Anatomía, sin olvidar las clases prácticas de dibujo copiando del natural y los premios que impulsaran la labor de los artistas. Todos los alumnos recibían enseñanzas de Pintura, Arquitectura, Escultura y Grabado, con una formación técnica, a través de los vaciados de obras antiguas con los que trabajaban en los cuadernos de clase y en esos dibujos al carboncillo, de gran detalle y buen modelado de luces, que se conocían con el nombre de “Academias”. Pintores, arquitectos, escultores y grabadores se educaron en sus aulas, en las que se exhibían colecciones de estampas calcográficas que permitían conocer el arte italiano. Los grandes pintores del momento impartieron unas enseñanzas de las que se beneficiaron los futuros artistas.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.7299 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018