19/05/2017 / 13:15
J.Pastrana / R.San Millán


Imagenes

Bellido: “Hay que elegir entre un PSOE que perdió dos elecciones y otro que puede ganarlas”

El secretario provincial del PSOE de Guadalajara, en la entrevista que publica este viernes Nueva Alcarria destaca la importancia de estar unidos tras las primarias del domingo.

 


El próximo domingo, los militantes del PSOE tienen una cita con las urnas. Sobre la mesa está la elección de su Secretario General, puesto al que optan Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López. Con los dos primeros como favoritos, la campaña ha  sacado a la luz pública las tensiones internas del  partido con más crudeza de la que desearía el secretario provincial de los socialistas en Guadalajara, Pablo Bellido. Él no  oculta sus preferencias, pero también se compromete a apoyar al candidato que salga elegido de las urnas. 

    ¿Cómo está viviendo este proceso de primarias?
    Con intensidad y con la satisfacción de cumplir un compromiso de ser democráticos también a nivel interno. Yo creo que quien no es capaz de ser democrático en su organización difícilmente lo será para el conjunto y éste es el partido más democráctico que hay en España.


    ¿Qué lectura realiza del debate que se llevó a cabo entre los tres candidatos?
    Lo importante es que los afiliados pudieron escuchar sus opiniones y contrastarlas. 


    Este proceso ha supuesto una exposición muy pública del partido y los  candidatos
    Yo creo que el sector de Pedro Sánchez decidió llevar el debate interno a un plano más público, a las redes sociales y medios de comunicación, y ha obligado a Susana Díaz y Patxi López a entrar en eso. No se trata de un asunto de transparencia, si no de cosas que es más conveniente hablar entre nosotros. Se están produciendo salidas de tono que no son buenas. Para que el partido merezca el respeto y la confianza de la sociedad, lo primero que tenemos que hacer es respetarnos entre nosotros. Espero que a partir del día de la votación se calmen las aguas y todo el mundo se comporte con fraternidad, que es una de las banderas del partido. 


    Decía Patxi López que hasta que no se resuelvan los problemas internos, de nada va a servir elegir un secretario general.
    Es que no se trata de elegir un secretario o una secretaria general. Tenemos que elegir un modelo de partido. Hay quien opina que tiene que votarse cada cuatro años y entregar un poder absoluto al secretario general. Esa es la opción de Pedro Sánchez, que es respetable, pero tiene que explicarla así. Él es quien no ha respetado las decisiones de los militantes en cada territorio, quien ha cambiado a dedo las listas que han salido de las provincias, tanto en generales como en autonómicas, y quien ha destituido a un secretario general elegido por la militancia, Tomás Gómez. No quiere un modelo en el que haya democracia todos los días, quiere que se elija a una persona que tenga el poder absoluto. Luego hay otro modelo, el de Susana Díaz, en el que se eligen representantes para los comités y en el que el poder para las grandes decisiones lo tiene la militancia a través de sus representantes en el Comité Federal. Es un modelo que a mí me gusta más. No es democracia un día, es democracia todo los días. 


    Hay quien dice que se elige entre un PSOE de derechas y un PSOE de izquierdas.
    No es así. Pedro Sánchez fraguó un acuerdo con Ciudadanos. No es verdad que Pedro sea más de izquierdas que Susana. Ella fue la primera presidenta autonómica del país que garantizó tres comidas para los niños que no podían ser alimentados en sus casas. Eso vale mucho más que toda la palabrería y toda la retórica. Uno se hace de izquierdas en el Boletín Oficial del Estado, no con juegos retóricos en los mítines, y para eso hay que ganar al PP en la urna grande, en la de los ciudadanos. Por eso debemos elegir entre un PSOE que perdió dos elecciones y un PSOE que pueda ganarlas. Yo quiero que el día de las elecciones, cuando terminemos de votar, nos demos un abrazo y celebremos que hemos escogido un rumbo para que el PSOE sea un partido ganador. El PSOE solo es útil para la sociedad si es capaz de ganarse la confianza de la gente y ganar elecciones. Un partido que pierde elecciones cada vez por más diferencia no es un instrumento útil para la sociedad. No siempre se puede ganar, pero una cosa es perder por poco, por 300.000 votos, y otra perder por tres millones. Tenemos que hacer autocrítica y no buscar excusas. 


    ¿Son los resultados electorales los que han provocado esta fractura interna?
    No, pero hay que reconocer que son los diputados que apoyan a Pedro Sánchez y que dicen que hay que darle la voz a la militancia los que han sido elegidos a dedo. Yo soy diputado porque me eligió la provincia de Guadalajara en un Comité Provincial y por tanto represento al partido aquí, pero otros que han sido elegidos a dedo ¿cómo pueden decir que representan a la militancia? No hay fractura interna, pero sí hay una discrepancia legítima de posiciones. Yo voy a defender siempre que hay que hacer lo que diga la militancia. Hace unos años, el partido me ofreció ser candidato al Senado, pero no quise serlo porque no había sido elegido en Guadalajara. Esa posición que mantuve entonces la sigo manteniendo hoy. Prefiero ser monaguillo elegido que obispo designado.


    Uno echa la vista atrás, a 2014, cuando hubo primarias entre Madina, Pedro Sánchez y Pérez Tapias, y entonces el debate no fue tan bronco.
    Tanto Pedro Sánchez como Madina tenían un modelo de partido muy parecido. Lo que pasa es que ahora uno de los candidatos favoritos defiende un modelo totalmente distinto. Pedro quiere un modelo en el que se da un poder casi ilimitado al secretario general y Susana defiende un modelo federal, ligado a la tradición del partido, que da el poder a los comités.


    El domingo están llamados a votar más de 187.000 militantes. ¿Cuántos son de Guadalajara?
    En Guadalajara votarán más de 1.200.


    ¿Cuánto ha aumentado la afiliación durante estos meses? 
    En los últimos cuatro meses se ha afiliado mucha gente, sobre todo en el último. 


    ¿Y cómo cree que va a afectar eso al proceso?
    Tenemos que reflexionar sobre este modelo porque facilita, por ejemplo, que en las elecciones municipales el candidato lo ponga quien tiene la familia más grande. O dicho de otra manera, el que tenga menos escrúpulos para afiliar a personas que no sean del partido. Creo que habría que exigir un tiempo mínimo de militancia en el PSOE y unos compromisos, ser interventor o apoderado en tu municipio. Es que si no, podemos elegir como candidato a quien tiene la familia más grande y no a quien tiene más opciones de ganar.  


    ¿Cree que estas afiliaciones de última hora son una estrategia para ganar las primarias?
    Las afiliaciones masivas que se han producido a última hora, procedentes fundamentalmente de un sector, denotan una cierta imitación del modelo Podemos, que tiene inscritos, personas que se apuntan para tomar una decisión, pero que no se comprometen a trabajar por el proyecto. El PSOE tiene otra tradición, una de militantes con un compromiso ideológico y de trabajo. El afiliado de última hora es lo que parece, no tiene un compromiso. Cuando nosotros decimos  que va a decidir la militancia, nos referimos a las personas que trabajan para hacer grande al partido. Ellos son las que van a tomar la decisión más importante, elegir secretario general para el futuro. ¿Qué sentido tiene que se nos cuelen por la ventana miles de personas que no van a trabajar para el proyecto? Eso no garantiza más democracia, si no la defensa de otros intereses.


    ¿Qué sector es ese del que hablar?
    Aquel que en los mítines ha ido repartiendo hojas y que en redes sociales ha estado animando a las personas a afiliarse en el último momento, fundamentalmente el sector  de Pedro Sánchez, aunque también habrá casos en el de Susana y Patxi.  


    Practicas de este tipo no ayudan a rebajar tensiones. 
    En la tradición del PSOE, los compañeros nos hemos respetado siempre, como respetamos las decisiones que tomamos colectivamente. Cuando en una asamblea o comité se delibera y se termina votando, la decisión se llama acuerdo y se respeta. Hay quien se ha saltado la decisión del Comité Federal, que es el acuerdo de los socialistas. Cuando se falta al respeto a esa decisión, aunque no sea la que uno ha defendido de puertas para adentro, se empieza a faltar al respeto a  la organización, se cree uno más importante que el colectivo, y si uno se cree más importante que el colectivo, es fácil que se considere legitimado para insultar a un compañero. Eso puede estar en otros partidos políticos, pero no es algo propio del PSOE. 


    ¿Cree que son los candidatos los que han propiciado ese recrudecimiento de la campaña?
    En general creo que tanto Susana como Pedro y Patxi están diciendo cosas que no son negativas sobre sus adversarios, defendiendo el contraste de ideas. A mí me parece que el problema está un poco más abajo, donde sí hemos tenido cosas tremendas. Cuando yo apoyé a Carme Chacón y Eduardo Madina, nunca me llamaron traidor o facha, y ahora que apoyo a Susana Díaz me lo dicen. No creo que venga de arriba, si no que se ha instalado en capas intermedias.  


    ¿Qué pasará después de las elecciones?
    Tendremos un secretario o secretaria general y habrá que empezar a trabajar juntos para merecer la confianza de la ciudadanía. Gane quién gane, todos nos vamos a unir para hacer un partido más grande, pero es importante que aprendamos de este proceso de primarias que hay cosas que no podemos decirnos públicamente.  


    ¿Y habrá una unidad real?
    Yo creo que sí. 


    Si no, en el congreso de junio puede pasar cualquier cosa.
    Yo tengo muy claro lo que voy a hacer, que es ayudar a quien gane. Si gana Susana estaré muy satisfecho de seguir, si los militantes quieren, como secretario provincial. Y si gana Pedro, seguiré como militante de base, pero no me presentaré a la reelección como secretario. Creo que es lógico. Si gana un modelo de partido con el que no estoy de acuerdo, aunque lo respete, lo normal es facilitar que ese modelo tenga facilidad para trabajar. A mí lo que me importa es que reflexionen militantes que ahora están diciendo cosas muy duras, incluso que no van a votar en las elecciones autonómicas a un presidente de izquierdas, a un compañero. Yo siempre voy a votar al Partido Socialista, aunque no me guste el candidato, porque cualquier candidato del PSOE representa mejor los valores que yo tengo que alguien del Podemos o del PP.


    ¿No tiene la impresión de que los medios a veces dramatizan en exceso esas tensiones?
    A mí me parece que vamos a salir mejor de lo que se está pronosticando y que el día después vamos a ser capaces de sumar. Si el día después hay quien no quiere estar aquí o que quiere estar sólo con el objetivo de oponerse a quien ha ganado, pues tendremos que ver qué hacemos con él. 


    ¿Cree que a Susana le ha perjudicado ser la candidata ‘oficial’ del partido?
    Es que yo no creo que sea la candidata oficial. Es la candidata que más le gusta a aquellos que gobiernan en comunidades autónomas y ayuntamientos. Aquellos que saben lo difícil que es administrar las contradicciones que tiene una sociedad como la nuestra, creen que Susana es la persona que nos puede llevar a victorias electorales que transformen la vida de la gente. No es la candidata de los dirigentes, es la candidata de aquellos que, después de mucho esfuerzo, han conseguido gobernar. Y para gobernar hay que ganar elecciones o perderlas por poco y llegar a acuerdos, pero cuando uno pierde por tres millones de votos... Es muy difícil gobernar con tres millones de votos menos que tu adversario.   


    Da la sensación de que el sector Sánchez se presenta un poco como el bando ‘rebelde’. Incluso, en el mitin que dio en la capital, se lanzó la idea de que algunos de los allí presente podían tener problemas al día siguiente por mostrarle su apoyo.  
    Yo he participado en dos procesos de primarias y he votado a Carmen Chacón y a Eduado Madina. He votado distinto a Emiliano García Page en alguna ocasión y no he tenido ningún problema. Personas que dependen laboralmente de mí han votado lo que han querido y no han tenido ningún problema. Yo tengo acreditado que soy un demócrata. Puede que el problema lo tengamos si ganan los que están diciendo eso, porque quizás no estén en contra de las purgas. Yo sí estoy en contra de ellas.  

 
    ¿Qué le parece ese intento de identificar a Susana Díaz con la abstención que permitió gobernar al PP?
    La abstención se decidió en un Comité Federal. Se pudo haber votado por los militantes, pero Pedro no quiso hacer esa pregunta. Para mí fue una forma de evitar un Partido Popular más reforzado. Las terceras elecciones lo único que permitían era que el PP subiese. La gente dejó de votar en clave de corrupción y de crisis económica y empezó a votar en clave de desbloqueo, lo que favorecía al PP, como se vio en las  segundas elecciones. Por cierto, Pedro no tuvo que dejar de ser Secretario General por la abstención, si no porque quiso hacer un Congreso Federal en 20 días, un congreso express, en el que no se hubiese podido situar ningún candidato frente a él. Eso no me parece respetar a la militancia. Pedro dimitió al perder una votación cuando propuso hacer un congreso en 20 días. 


    ¿Patxi López puede ser el tapado del proceso?
    Mi impresión es que hay dos candidatos que tienen más opciones, Susana y Pedro. Patxi es un hombre admirable, al que quiero mucho, que tiene una función de pegamento en el partido que hay que agradecerle, pero con menos opciones. Me gustaría que ganase Susana y que inmediatamente hablase con Patxi y Pedro para hacer ese pegamento que diese solidez al proyecto socialista, que no es que sea el proyecto de Susana, es un proyecto colectivo. Es un proyecto que no tiene profetas, que está articulado, con democracia intermedia. 


    Antes hablaba de Podemos, ¿cree que el partido de Pablo Iglesias está intentando influir en el proceso de primarias?
    No tengo ninguna duda. Organizar escraches el día previo a las primarias... ¿Por qué Podemos ha organizado ahora una moción de censura? ¿Qué ha cambiado desde marzo de 2015 cuando votaron con Rajoy para que Pedro Sánchez no fuera presidente del Gobierno? ¿Hay más corrupción ahora? ¿Qué va?  Si el propio presidente del Gobierno estaba en los papeles de Bárcenas. Lo único que ha cambiado es que hay primarias en el PSOE. 


    ¿Y eso también se aplica a su decisión de bloquear los presupuestos regionales?
    No tengo ninguna duda de que es una decisión interna de Podemos tomada pensando en lo que le interesa a Podemos y no a Castilla-La Mancha. Era un presupuesto que se había estado negociando durante meses, firmado y presentado en rueda de prensa, aprobado en la Comisión Informativa de Economía y Hacienda por Podemos y por el PSOE. ¿Por qué cuatro días después votan en contra en el Pleno sin avisar? Por un cálculo interno. No están pensando en la sociedad.  

    Hace unos meses la lógica invitaba a pensar que Susana Díaz sería la próxima secretaria general del partido, pero tampoco vimos venir el Brexit ni aTrump. 
    Hombre, yo no lo pongo a esa altura. La gente que vota a Pedro tiene sus razones. Yo tengo las mías para no hacerlo. Me gustaría que los compañeros votasen con la cabeza, pensando en qué es lo mejor para el partido y para España. Si sale Pedro Sánchez, el modelo no me gustará mucho, pero seguiré pensando que el PSOE es mejor que el PP.  


    Supongo que hace un llamamiento a la participación.
    A todo el mundo, porque tenemos la suerte de tener un partido democrático en el que la voz de los militantes cuenta. Y sobre todo pido que voten pensando en la sociedad. Tenemos que salir unidos y fuertes para ganarle al PP.

“Deberíamos aplicar a nivel federal el reglamento que impide presentarse una tercera vez a quien ha perdido dos elecciones”

En este proceso de primarias, el secretario provincial del PSOE también se hace una pregunta  sobre un tema concreto. Recuerda Pablo Bellido que los reglamentos del PSOE “impiden que una persona que ha perdido dos veces las elecciones municipales se pueda volver a presentar una tercera vez”. Se trata de una norma aplicable en toda la geografía nacional, “vale para la ciudad de Guadalajara, para Madrid, para Valencia…”, pero no a nivel estatal. “No impide que una persona que ha perdido dos veces las elecciones generales -como le ha ocurrido a Pedro Sánchez- se vuelva a presentar una tercera vez (...) Es lógico que quien ha perdido dos veces no se vuelva a presentar, porque, aunque lo quiera la militancia y gane en la urna chica, no gana en la grande”. Por eso considera que el reglamento que ya se aplica a nivel municipal debería ser válido para las elecciones nacionales. “Quien pierde dos veces no puede presentarse una tercera vez”.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3371 seg., Memoria Usada: 1.32 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017