02/09/2016 / 19:47
Redacción


Atención a la discapacidad

Se nos suelen olvidar las limitaciones que por la edad o por la discapacidad sufren muchas personas que no pueden disfrutar una vida plena.


Los ánimos andan estos días entre la indignación por la falta de altura de una buena parte de nuestra clase política, el disgusto por el final de las vacaciones y las ganas de diversión ante el inminente inicio en la capital de las fiestas patronales, con atractivas ofertas de ocio, o la celebración todavía de numerosos festejos por la provincia, continuando además el buen tiempo que siempre alegra las almas. Sin embargo se nos suele olvidar las limitaciones que por la edad o por la discapacidad sufren muchas personas que no pueden disfrutar de una vida plena pero que sienten emociones y necesitan cariño y ayuda. Las administraciones, y es su obligación, si están pendientes de este sector de la población que necesita ser atendido con cuidados y tratamientos que no están al alcance de las posibilidades de una familia porque necesitan de manos profesionales, estructuras adecuadas que no existen en una vivienda, y un presupuesto que se escapa de la mayoría de las economías domésticas. Es posible que las terapias no sirvan para curar, pero al menos si para proporcionar una mejor calidad de vida. Los servicios públicos son insuficientes, sin duda, pero se debe destacar la labor que se lleva a cabo en centros residenciales como el de Yunquera de Henares, que esta semana ha sido noticia por la visita que ha realizado a sus instalaciones la consejera de Bienestar Social. Allí se atiende con mimo, servicios avanzados y novedosos y buenas condiciones a quienes sufren discapacidad intelectual grave. Es un botón de muestra de una red que sólo en nuestra región tiene otros quince centros para discapacidades muy graves y que atienden a un total de 800 usuarios.  En la provincia también funcionan el centro Virgen de la Salud y las Encinas, en nuestra capital y el de la localidad de Viñuelas. El Gobierno regional, sensible con esta realidad, es consciente en un estado llamado de Bienestar de la prioridad que es fijarse en quien más ayuda necesita y que es aquel que no puede valerse por sí mismo, pero que tiene derecho a sentirse bien y ser feliz más allá de sus limitaciones.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.9556 seg., Memoria Usada: 1.21 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018