13/07/2017 / 13:38
Redacción


Imagenes

El PSOE pide que continúen las obras de los nuevos campos de fútbol, hoy paralizadas

“Los 2.500 practicantes de fútbol en Guadalajara no podrán disfrutar de esta instalación la próxima temporada por la ineficacia de Román”, ha señalado este jueves el portavoz socialista, Daniel Jiménez.


La promesa estrella del alcalde de Guadalajara para este mandato, que inicialmente Román llamó “ciudad del fútbol” y luego se quedó en la construcción de cuatro nuevos campos de fútbol sin vestuarios en una ubicación distinta a la anunciada, seguirá sin ser una realidad en la temporada 2017-2018: la obra, adjudicada y con contrato formalizado el pasado 30 de marzo, se encuentra en estos momentos totalmente paralizada e incluso abandonada, dice el Grupo Socialista.

El portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Guadalajara, Daniel Jiménez, ha pedido a Román que “dé explicaciones de lo que está pasando con esta obra y, sobre todo, que dé soluciones, porque los 2.500 chicos y chicas de Guadalajara que practican fútbol y han visto recortadas sus horas de entrenamiento por falta de campos necesitan esta nueva instalación”.

Jiménez ha destacado que el contrato de adjudicación de la obra establecía un plazo de ejecución de ocho meses, por lo que en diciembre de este año los nuevos campos de fútbol deberían estar hechos y en funcionamiento y, en estos momentos, debería haberse realizado ya el 40 por ciento de la obra y “apenas se han llevado a cabo el 3 ó el 4 por ciento de los trabajos y todavía no se ha presentado ningún certificado de obra”, lo que significa que “en el mejor de los casos, y si se resuelven los serios problemas que han llevado a la paralización de la obra y no acaba rescindiéndose el contrato, la nueva instalación no podría abrirse como mínimo hasta mayo o junio del próximo año”.

“Temeridad, ineficacia y falta de transparencia”.

El portavoz socialista ha situado el origen de los problemas que han paralizado la obra en el concurso de adjudicación, por el que inicialmente se interesaron cerca de 30 empresas, pero tras conocer las condiciones solo se presentaron tres ofertas y la que resultó adjudicataria “fue ciertamente arriesgada, por no decir temeraria, con una bajada del 13 por ciento sobre el precio inicial (pasó de 1.550.000 a 1.350.000 euros) y el compromiso de la empresa de hacer a su cargo tres mejoras de obra, por importe de 300.000 euros más”.

En su opinión, “cuando sale un concurso de esta importancia y no hay más que tres ofertas y solo una empresa realmente interesada, no es normal, como no es normal que se quieran imponer tres mejoras gratuitas por importe de 300.000 euros a una obra que en sí misma va ya muy ajustada de precio” y “el resultado es la situación actual, de serias discrepancias entre el Gobierno municipal y la empresa, que han llevado a la total paralización de la obra”.

Daniel Jiménez ha criticado “la falta de transparencia del alcalde y su equipo de Gobierno, que deben explicar cómo se ha llegado a esta situación” y ha afirmado que “desde el Grupo Socialista pedimos esas explicaciones al alcalde y sobre todo pedimos que la obra continúe, tal como está proyectada y tal como la empresa adjudicataria se comprometió a ejecutar, porque no hay ninguna razón para que no sea así, salvo que exista inviabilidad económica de una oferta que quizá fue incluso temeraria”.

“El hecho seguro de que la obra no va a estar ejecutada en el plazo previsto y que los 2.500 chicos y chicas que juegan al fútbol en Guadalajara no van a tener estos campos disponibles en la temporada 2017-2018 significa que la ciudadanía tendrá que pagar la ineficacia de un Gobierno municipal que tiene un alcalde ausente, que está en sus cosas” y que “esta obra es marca Román, marca ineficacia, marca opacidad y causas no explicables sobre por qué no se está ejecutando con normalidad”, ha valorado Jiménez.

Rescisión de contrato o modificación de obra dentro de los márgenes legales

Ante la paralización de la obra de los nuevos campos de fútbol, Daniel Jiménez ha avanzado que “el alcalde tiene dos caminos: o rescinde el contrato de mutuo acuerdo con la empresa adjudicataria, porque se han equivocado los dos, que podría ocurrir, o el alcalde le exige a la empresa que cumpla los plazos y ejecute la obra ahora mismo, y que si tiene que hacer un modificado de obra, que lo realice, pero teniendo claro que la Ley permite un incremento máximo del 10 por ciento y parece que aquí la discrepancia económica supera con creces esa cantidad”.

“El alcalde sabrá lo que hace, pero tiene que darnos muchas explicaciones y, sobre todo, tiene que dar soluciones”, han concluido.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3225 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017