07/01/2017 / 16:11
Jesús Fernández


Imagenes

La llegada de los salvadores

Los intelectuales y los activistas de la nueva izquierda se presentan como redentoristas.


El pueblo, en democracia, vive un esquema y un estado de mesianismo político y social. Ante situaciones de dificultades, se espera a unos salvadores que vengan a resolver tales situaciones. Esos falsos profetas y salvadores son los líderes políticos que, como magos de la sociedad, dicen tener todos los remedios necesarios para solucionar todos los problemas que tiene la comunidad nacional. Se aparecen  ante ellos con mensajes y promesas que halagan el oído, no convencen a la razón pero se aceptan por ese índice de necesidad que tiene el hombre de confiar en alguien para su salvación. La expectación es máxima y el adviento es clamoroso en  una sociedad castigada y babilónica.  
    Los intelectuales y los activistas de la nueva izquierda se presentan como redentoristas. El populismo es la  mayor corrupción que daña y ensucia a nuestra democracia. Salvar la democracia. Estamos todos convocados a salvarla  y hasta que no hayamos enraizado bien el árbol de la misma, no podemos recoger frutos de ella. Es necesario terminar con los privilegios estructurales y las diferencias sobrevenidas y convencionales creadas en ella. Propugnan una sociedad llana, de tarifa plana en derechos y obligaciones. Mientras tanto, crecen las diferencias, las prestaciones en educación y sanidad, la desprotección social y el abandono de sectores afectados o golpeados por la pobreza.
    Han llegado los salvadores, los protectores de los débiles prometiendo  solucionar todos los problemas de convivencia, de abusos y de injusticia. Anunciadlo a todo el mundo que ha llegado la izquierda al gobierno, proclamando el cambio. Estos no llegan para redimir sino para dirigir y asaltar el poder y disfrutar de el. Ya no habrá más lágrimas y desigualdades y todos estaremos felices y satisfechos. Terminarán las protestas, no habrá motivos para más reivindicaciones. Igualdad, pacifismo, antimilitarismo, ecología, extensión universal de derechos sociales, supresión de la sociedad de clases y socialización de la propiedad y de la riqueza. Ya no habrá más capitalismo de producción y de mercado ni más explotación.  Desaparecerá la corrupción, el egoísmo y la ambición del poder y del dinero y se implantará la  justicia, la  generosidad, el desprendimiento, la solidaridad y la colaboración entre todos. No existirán sectores ni grupos de presión porque el Estado será el propietario y suministrador de todo lo necesario. Los medios de información serán eso y no manipulación. Los ricos crearan puestos de trabajo. Todos tendrán acceso por igual al consumo de bienes. No habrá restricciones y todos los ciudadanos tendrán barra libre y serán invitados a esperar la salvación de la izquierda.
 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3841 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2017