11/12/2016 / 12:22
José Marquina


Escuchantes

Todos oímos, pero pocos escuchamos.


Todos oímos,  pero pocos escuchamos.
    Saber escuchar es un arte. Cuando está la televisión encendida y estamos haciendo otra cosa, oímos la televisión pero no la escuchamos.
Groucho Marx  ( de los hermanos Marx) demostró una vez que la gente oye pero no escucha. Hizo el siguiente experimento: había sido invitado a una gran fiesta por una gran dama. Groucho llegó tarde. Pero llegó. Todos le recibieron con los brazos abiertos, pero la anfitriona, que le adoraba, le abrazó con todo su cuerpo. Groucho, algo tímido, puso una excusa por  su tardanza: “Es que, -le dijo- he matado a una tía mía, y la he tenido que enterrar”. La anfitriona, sin dejar de mirarle a los ojos, a su bigote y el arqueo de sus cejas,  que le volvía loca, le contestó: “No se preocupe, lo importante es que haya venido”.
    Todos oímos,  pero pocos escuchamos.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.7472 seg., Memoria Usada: 1.20 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018