26/05/2019 / 18:45
José Marquina


Cemento


Hace unos años había una canción que decía que España olía a pueblo. Años después, algún famoso de poco mérito decía que Madrid olía a repollo cocido.

En estos días electorales yo digo que España y cada uno de los pueblos donde vivimos, huelen a cemento, bueno y a alquitrán.

No hay calle que se precie que no tenga levantadas las aceras y se hayan reducido las dos direcciones, a una sola. Pintan las rayas blancas laterales de calles y carreteras  y las cebras vuelven a brillar.

Tenía que haber elecciones municipales con más frecuencia. Algunos partidos nos quieren ganar a base de obras. Y lo consiguen. Porque las caras de pueblos y ciudades cambian a mejor. Ahora son pequeños inconvenientes que como habitantes tenemos que sufrir. A los partidos políticos no se les ve el plumero con tanta obra, se les ve la urna.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3235 seg., Memoria Usada: 1.16 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019