20/02/2021 / 16:27
Antonio Villalba


Imagenes

En tiempos de sequía, de la Fuente de los Trece Caños ha llegado a manar 67 litros/segundo

En momentos en que la fuente se encuentra en reparación al no manar agua de todos sus caños, Antonio Villalba nos recuerda su historia y cómo es por dentro. 


Sin lugar a dudas uno de los más populares y antiguos símbolos de la fama de Albalate de Zorita es esta Fuente que derrama continuamente un verdadero río fraccionado por sus trece caños. En un año excesivamente seco, ha llegado a manar 67 litros por segundo, que equivale a 5788.800 m3/día, que es el cincuenta por ciento aproximadamente del caudal que le llega, ya que el otro cincuenta por ciento, el que le llega por el conducto de abajo, va directamente al campo, sin contabilizarlo. Si tenemos en cuenta que el río Tajo a su paso por nuestro termino, hay épocas del año que lleva 3,5 m3/segundo, podemos hacer una comparación de lo caudalosa de nuestra fuente.

De antigua existencia, ya en la relación que nuestros antepasados enviaron a Felipe II  el 1-12-1575, los entonces alcaldes ordinarios Juan Sánchez de las Heras y Pedro Gallego, decían que el pueblo es abundoso de agua, y tiene dos fuentes muy principales, la una se dice la Fuen Mayor, con la que muelen varios molinos, y riegan muchos olivares y cañamares de cáñamo; y la otra se dice la Fuente de la Villa, (Fuente de los trece caños) donde gastan los vecinos y sus vestías, y asimismo se riega mucha parte de olivares y cañamares, y otras fuentes, amén de éstas que nacen en el término de la dicha villa.

 

Descripción

La fuente está dividida en dos partes, la realizada en el siglo XVII y el añadido del siglo XIX.

La realizada en el siglo XVII es un rectángulo de fuerte sillería de 11.70 metros de largo por 2.60 metros de ancho y 2.20 metros de alto. La fachada principal que mira al este está flanqueada por dos pilastras adosadas en las esquinas y por ocho caños en forma de cabezas de león y humanas que se alternan. En el centro hay un gran escudo en el que está representada la Santa Cruz y la perra Cósula, rematado por la leyenda que dice: “HALLO LA SANTA CRUZ EL PERRO. AÑO DE 1514 A 27 DE SEPTIEMBRE”.  Sobre los caños se ha especulado mucho, por un lado se dice que son obra del siglo XVII, por otro que son caños reaprovechados de la fuente que hubo anterior, también se afirma que las cabezas humanas segunda y séptima son más antiguas, que pudieron pertenecer a la antigua fuente y las restantes sean del siglo XVII. En  la parte trasera hay dos pequeños caños que dan a un pilón que se utilizaba para el aprovechamiento de las caballerías y un hueco de acceso al interior de la fuente tapado con una piedra.

Sobre el añadido del siglo XIX, señalar, que muchas de las piedras fueron reutilizadas de otra construcción. Este añadido consiste en dos pilones, uno a cada lado de la fábrica de la fuente, el que da a la fachada principal se alimenta por medio de dos simples aberturas por donde sale el agua, encima de los cuales hay un adorno en forma de media luna y en la parte trasera, el pilón que hace función de pila. Cuando se amplió la fuente también se construyó el pretil de la carretera y se empedró el hueco que hay entre este, la fuente y las galerías. 

Es interesantísima y digna de ver la compleja obra subterránea de ingeniería que recoge y reúne el agua de casi una docena de veneros que brotan próximos entre si, pero suficientemente distanciados para requerir cada uno una canalización independiente. Como ramas de un árbol convergiendo hacia el tronco, vierten los distintos canalillos en dos galerías que confluyen en otra más ancha interrumpida por una pequeña presa que remansa el agua. Desde allí queda dividida la galería en dos superpuestas. La inferior la conduce al campo; la superior la lleva a la fuente propiamente dicha. Y a modo de aliviadero hay un orificio al cual se ajusta, como tapón una válvula de compuerta, (otrora ocupado por un enorme cántaro de barro). Una vez cerrada esta, el agua sube de nivel hasta desembocar en los hermosos caños.

Por la galería superior llega el agua a la fuente que es en su interior una pieza semejante a las galerías anteriores. En una de sus paredes lleva ocho ventanas abocinadas de las que arrancan los grandes caños y otros dos menores. Por la pared opuesta salen tres caños pequeños que vierten en un abrevadero y un pequeño pilón. Los grandes manan en una pila alargada. 

La Fuente de los Trece Caños, se encuentra ubicada en la margen derecha de la carretera comarcal 200, en parte baja y frente al caserío. 

Toda la obra es de sillares perfectamente ensamblados y pulidos. Las paredes interiores están revestidas con mortero pardo rojizo y en algunos de los canalillos se han formado pequeñas estalactitas a causa del contenido calcáreo del agua. La piedra, limpia y bien pulida tiene un leve tono dorado, como la de la iglesia y las casas más antiguas, algunas de las cuales conservan a la entrada arcos de medio punto con grandes dovelas y en la clave el escudo con la Santa Cruz.

Hoy está perfectamente iluminada y urbanizada.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 1.4031 seg., Memoria Usada: 0.98 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021