30/09/2019 / 11:43
José Serrano Belinchón


Imagenes

León Felipe en el recuerdo

 Llegó a Almonacid como boticario en 1919; antes había sido cómico ambulante y presidiario por motivos  económicos.


La sombra del poeta se extiende sobre los campos de la Alcarria que avecinan las aguas del Tajo. Acabo de cruzar, sin detenerme siquiera, el pueblo de Almonacid de Zorita. Aun contando con la diafanidad de estas tierras, siempre se me antoja Almonacid bajo un cielo nebuloso y acerado, de tierras color limón teñidas por la flor de los girasoles. Hoy todo es luz por dentro y por fuera de sus portadas de piedra. Es el orden y el silencio quien lo domina todo, es la calma y el bienestar los que, gracias a Dios sean dadas, andan presentes por aquí en todo momento. Septiembre transcurre flamante de luz. En su entorno quiero recordar el canto de los grillos en las cunetas y el chirriar de las chicharras en la copa de los árboles. Hace por ahora un siglo anduvo por aquí, respirando el aire que yo respiro y contemplando el mismo panorama que yo veo, un hombre sin par: el poeta León Felipe. Pocos lugares, pocos paisajes y pocos ambientes le hubieran acogido como lo hizo Almonacid, un pueblo donde nunca faltó un amable rincón para un poeta:
 
    “Sin embargo,…
en esta tierra de España
y en un pueblo de la Alcarria,
hay una casa
en la que estoy de posada,
y donde tengo prestadas
una mesa de pino y una silla de paja

 
   Llegó al pueblo como boticario en 1919; antes había sido cómico ambulante y presidiario por motivos  económicos. En Almonacid, con muchas horas por de más y de sosiego por de menos, afloraron sus primeros versos, los latidos que dieron principio a una vida larga y frenética, vivida, para mal suyo y mal nuestro, fuera de España.
     Metido en la ancianidad, cuando “Versos y oraciones del caminante” se había perdido entre la espesa nube de un olimpo remoto y olvidado, el poeta, en tierras de México donde pasó la mitad de su vida y le llegó la muerte, aún dejaría escrito jirones extraídos de lo más profundo de su alma en vísperas de su hora suprema: “Un pueblo claro y hospitalario. Las gentes generosas y amables…¡Y tenía un sol! Ese sol de España que no he vuelto a encontrar en ninguna parte del mundo y que ya no veré nunca.”. Así lo recordaba él.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.6632 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019