08/04/2011 / 00:00
Andrés Aberasturi


Lo de menos es que viajen en primera


 
Si es que el problema no es que viajen en primera porque, si como dice Vidal Quadras, se hacen una media de 150 vuelos por temporada, pues casi mejor que al menos les quepan las piernas entre los asientos. El problema, para mi, es que de esos 150 vuelos en primera, turista o bajo coste, sobran al menos 148. Con que se reunieran un par de veces al año, la cosa iría más que sobrada. Pero estamos inmersos en el absurdo y somos tan cretinos que, encima, tratamos de explicarlo y justificarlo. Voy de abuelo batallitas: había en la mili un puesto de guardia que se denomina "ascensor"; cuando me tocó pasar allí la noche, pregunté al cabo que ascensor había que guardar porque yo no veía nada parecido a semejante artilugio. -Ninguno; se quitó hace muchos años, era el que usaba el general jefe. -¿Y cual usa ahora? -pregunté asombrado -Ninguno, ese puesto ya no existe.
    La guardia fue tranquila: mi alta misión militar consistía aquella noche en vigilar un ascensor que no existía utilizado por el recuerdo remoto de un general jefe. Imagino que el puesto seguirá existiendo por absurdo que parezca. Y en eso estamos. Aunque en un primer momento pude pensar que el Senado, el nuestro, iba a resultar al memos pintoresco (recuérdese a Cela dormido y/o durmiendo o a mosén Xirinacs eternamente en pie como una eremita humilde y protestón) pronto llegué a la conclusión de que tenemos senadores porque había un edificio al que llamamos Senado y algo habría que hacer con él. Pues lo llenamos de entrada y aunque después de ni se sabe cuántos años no sirve para nada, lo seguimos llenando gracias a una papeleta gigantesca que no hay forma de introducir en el pequeño sobre sepia sin que reviente.
   Y esa operación cada cuatro años para nada. Pues el Parlamento europeo igual pero en plan macro: aquello es un disparate de gentío y credenciales, maletas que llegan, fichan y se van para pillar la dieta por asistencia (les pagan un plus por trabajar), enmiendas que se presentan a cambio de dinero y hasta la trampa infantil hasta hace poco de pedir dinero para el billete de primera y luego irse en turista y unos euritos más para la estimada cuenta corriente de su señoría el/la eurodiputado/a. No es de recibo, así no sólo no se construye Europa sino que se logra cabrear a los europeos. Pero es que, además, el Parlamento no deja de ser un decorado porque lo que se dice en Estrasburgo se escuche como un eco lejano en Bruselas. Y si sigues tirando de la madeja, lo que se dice en Bruselas depende tanto de lo que se diga en Paris-Berlín (Londres mira siempre más al amigo americano), que casi da lo mismo el resto. No digo yo que los otros 18 países no tengan voz ni voto ni influencia, pero estarán conmigo que Sarko y Merkel, esa especie de Ginger y Fred de la política europea son los que llevan el ritmo y marcan los pasos. El resto, bailamos como mejor podemos, sabemos o nos dejan.
   .
   .
    
  
 
 
  
 
  

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.7138 seg., Memoria Usada: 0.94 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021