08/04/2011 / 00:00
Pedro Calvo Hernando


Portugal y el efecto contagio


 
Ahora toma aires nuevos la teoría del contagio, tras la solicitud de ayuda por parte del Gobierno en funciones de Portugal. Como todas las opiniones autorizadas de Europa, Fondo Monetario Internacional y demás instancias afirman que la situación económica de España está bien encarrilada y que las medidas de mayo surten efectos favorables, había que aplicar la teoría del contagio de Portugal, a ver si así la gente y los responsables económicos se desaniman y se hunden en la miseria para hundirnos a todos. Los que llevan tres años apostando por la catástrofe buscan ahora que Portugal nos dé un empujón hacia su propia catástrofe. Pero qué locura, señores. Si tan seguros están de que van a ganar las elecciones sin remisión, deberían dejar ya de propiciar el hundimiento, entre otras cosas porque luego les puede pillar a ellos con una situación irreversible que les haría fracasar estrepitosamente en muy pocos meses, cuando gobiernen (si gobiernan). A lo peor es que, a pesar de las encuestas, no están tan seguros de ganar y siguen poniendo interesadamente en riesgo todo nuestro futuro.
   O a lo mejor es que la corrupción oceánica que los rodea, aunque lo disimulen, les hace pensar que a la hora de la verdad no va a ser cierto eso de que en la derecha la corrupción no paga peaje electoral y que también ahí el pueblo español se ha de volver exigente para castigar a quienes la hacen. Si así reflexionan, se arriesgan a que los españoles den un pasito más y consideren indecente el juego del cuanto peor mejor y se revuelvan contra todas esas maniobras permanentes de búsqueda de la catástrofe y nieguen su voto a quienes así se comportan. Yo calculo que todas esas elucubraciones están en la mente de los máximos dirigentes del partido de la oposición y por eso a veces dan palos de ciego y toman actitudes y decisiones que pueden perjudicarlos seriamente. Pero ahora están con el efecto contagio procedente del vecino Portugal en apuros. De tanto decirlo y propiciarlo al final pueden llevarse el gato al agua y hundirnos a todos. ¿Y ellos se salvarían? Yo creo que no.
    
    
  
 
 
  
 
  

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 2.4558 seg., Memoria Usada: 0.94 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021