01/12/2010 / 00:00
Rafael Torres


Que alguien nos rescate


No repuestos aún de la perplejidad producida al saber hasta qué punto extremo nos mandan y desorganizan la vida "los mercados", haciendo irrelevante el poder político e innecesarias las elecciones, se nos informa ahora de que nuestra Justicia se ha dejado mangonear a tope por una potencia extranjera. Lo cuentan los documentos rescatados para el ciudadano por Wikileaks, cuyo máximo responsable se halla, no hace falta decirlo, en busca y captura, pues para quienes subvierten desde sus lujosas covachas la legalidad y la decencia se hace necesario y urgente castigar la osadía del mensajero. Si la familia de José Couto, el cámara asesinado en Bagdad por la dotación de un carro de combate y por quien le dio la orden de disparar contra él, no ha podido reparar una parte infinitesimal de su daño, el que reparan los tribunales haciendo justicia, se lo debe, al parecer, a un grupo de compatriotas indignos de los cargos públicos y de representación social que ostentan. Fiscales-jefe (del Estado, de la Audiencia Nacional) que secretean y conspiran con la embajada de EE.UU. para que no siga adelante el proceso, subsecretarios que actúan de correveidiles, ministros entregados de hoz y coz a la defensa de los intereses del amigo americano en detrimento de los de sus propios nacionales, todo contribuye a componer el sórdido paisaje de vasallaje y servidumbre que revelan los papeles de Wikileaks. La jornada, no obstante, nos proporciona otros tósigos para acompañar esa bazofia de imposible digestión: Zapatero, en su loca carrera de converso hacia ninguna parte, anuncia la privatización de una parte sustancial de la Sociedad Estatal de Loterías, saneado ente público que aún proporcionaba grandes beneficios a la comunidad, y la supresión del PRODI, esto es, los 426 euros con que se socorría a las familias devoradas por el desempleo. ¿Qué nos queda, qué le queda a la gente en apuros? ¿Qué Justicia? ¿Qué dignidad? ¿Qué pequeña suma para vestir a los críos, pagar la luz o ir a la compra? Así las cosas, mejor que alguien nos rescate. Como a Irlanda. .

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3459 seg., Memoria Usada: 1.21 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020