20/12/2010 / 00:00
Julia Navarro


Que se expliquen


 
Es curioso ver lo bien que se entienden socialistas y populares en algunos asuntos. Por ejemplo, en lo que respecta a las revelaciones de Wikileaks que estos días leemos en el diario El País. El Gobierno Zapatero queda a la altura del betún por muchas de sus actuaciones a lo largo de estos años, desde hacerse la "foto" con la familia Couso prometiéndoles justicia, para por detrás decir a la Embajada de Estados Unidos que tranquilos, que no pasará nada, a alinearse con Marruecos contra los derechos de los saharauis, a echar un velo sobre los vuelos de la CIA o a ir de la mano con la Administración norteamericana para que la UE apuebe los transgénicos. Da lo mismo el asunto, todos son vergonzosos, y reconozco que la última revelación sobre los transgénicos me ha parecido el colmo del cinismo, del cinismo político de quienes se lo montan de muy progres y defensores del medio ambiente en público, pero pretenden cambiar el medio ambiente causando un daño irreparable a través de los cultivos transgénicos. De los papeles de Wikileaks lo que se desprende es el profundo abismo que hay entre lo que dicen los políticos en público y lo que dicen y hacen en privado, en como tratan a los ciudadanos o como a menores de edad se les desinforma permanentemente. Se les representa sí, pero sin que los ciudadanos sepamos lo que realmente hacen con el depósito de confianza que les hemos dado en las urnas. Ahora bien, es sorprendente que salvo Izquierda Unida y algún otro grupo minoritario de izquierdas nadie diga esta boca es mía sobre los papeles de Wikileaks. Tanto el Gobierno como el PP pretenden que los papeles sean simples cotilleos, opiniones personales de algunos diplomáticos de la Embajada de Estados Unidos, nada que deba de preocupar a la opinión pública. Y el PP, que hace oposición con cualquier cosa, resulta que de Wikileaks ni habla. Como si los dichosos papeles no existieran. Ni se les ocurre preguntar al Gobierno en el Parlamento sobre la veracidad de los papeles en cuestión. Ni una palabra de reproche, ni un comentario. De lo que no se habla no existe. O sea una vergüenza. Una auténtica vergüenza que se extiende por igual a Gobierno y oposición. Y ojo, la oposición no es sólo el PP, también CiU o PNV o Coalición Canaria y el resto de los partidos. Ya digo que sólo Izquierda Unida está demostrando decencia al pedir explicaciones al Gobierno sobre la vergüenza que supone el contenido de los papeles de Wikileaks. Les reconozco que la última revelación por la que hemos sabido que nuestro Gobierno defiende en público el respeto al medio ambiente y por detrás defiende los transgénicos, es una muestra de esta doble moral que practican nuestros gobernantes. Alguien debería de exigir al Gobierno Zapatero que dé explicaciones precisas y veraces sobre el contenido de los papeles de Wikileaks que tienen como protagonistas al Gobierno español. La verdad es que lo que estamos conociendo producen náuseas y sobre todo dejan en evidencia a unos políticos que creen que en realidad son actores. .

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.4147 seg., Memoria Usada: 1.22 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020