27/12/2020 / 11:14
José Serrano Belinchón


Imagenes

Animales mamíferos de nuestro entorno

Mención muy especial, por ser menos corrientes en otras latitudes, merece la cantidad y variedad de murciélagos nocturnos. 


Son infinidad, como consecuencia de su ambiente extraor­dina­riamente rural, las especies de mamíferos y la cantidad de ellos que prefieren para vivir y para reproducirse los campos de la provincia. Sin contar los muchos millares de reses de ganado, estudiados en otro lugar, y los animales domésticos -perros y gatos especialmente-, la fauna guadalajareña se distribuye en individuos que viven en régimen de absoluta libertad, siendo los más corrientes aquellos que suelen consi­derarse como especies de caza menor: conejos y liebres, sobre todo, que aparecen en cual­quier lugar de los montes. De entre los animales predadores son frecuentes los zorros, en la baja comarca molinesa y sierras de Atienza y Sigüenza; el gato montés, la gineta y el garduño, prefieren como habitáculo ideal los bosques del Alto Tajo, las sierras de Molina y la comarca alcarreña de los pantanos; el jabalí, extendido por toda la provincia, es pieza bastante castigada por los ojeadores; en los Montes Univer­sales y el Macizo de Ayllón suelen pastar los ciervos y los cor­zos respectivamente, dos piezas fundamentales, casi únicas, de la caza mayor pro­vincial. Hay ríos de montaña en los que resulta frecuente la aparición de la nutria, en tanto que los topos, las ratas de agua, lirones, tejones, turones, erizos y comadrejas, suelen aparecer con más frecuencia según las distintas comarcas y según sus especies.

Mención muy especial, por ser menos corrientes en otras latitudes, merece la cantidad y variedad de murciélagos nocturnos. Desde el llamado “enano”, que sorprende con sus rápidas evoluciones y cabriolas durante las noches de todos los pueblos, de los campos de la provincia e incluso de la capital, contamos con el “orejudo” que suele verse por las sie­rras del Alto Tajo, el “ribereño” frecuente en la comarca de los pantanos, y los “vampiros” de mayor tamaño, asidos a los techos de las cuevas y de las simas de la provincia. Puede decirse que las noches guadalajareñas cuentan con una singular escuadrilla de vigilantes, con los que siempre conviene  contar. De mi libro Diccionario Enciclopédico de la Provincia de Guadalajara.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 6.6203 seg., Memoria Usada: 0.96 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021