10/10/2019 / 21:46
Luis Monje Ciruelo


Imagenes

El “ferry” de Alcocer

Hoy recuperamos un interesante artículo publicado en abril de 1975 en ‘Nueva Alcarria’ que habla del ´ferry´que tuvo el embalse de Buendía.


Con la autorización concedida por el Consejo de Ministros a Obras Públicas para contratar la variante comprendida entre los kilómetros 48 al 65 de la N-320, no tardará en desaparecer del corazón de la Alcarria una estampa marinera. Una estampa que sorprende al viajero inadvertido cuando al descender desde los altos de Córcoles a los llanos de Alcocer contempla al salir de una curva la silueta de una barcaza.
Al aproximarse, un cartel indicador informa de sus servicios. Luego resulta que no se trata de una barca, ni siquiera de una barcaza, sino más bien de un pontón que realiza las funciones de “ferry” para el transporte de grandes pesos camiones, autobuses, tractores, coches, etc. y, por supuesto, de personas de una orilla a otra del embalse de Buendía. Pese a la lentitud de movimientos y a la poco airosa figura de este medio de transporte, el pontón tiene un claro aire marinero que recuerda el de las pesadas gabarras de los puertos industriales.

Sin embargo, este inesperado atractivo de un barco en un insospechado rincón de una provincia de secano, sólo es una nota de color y aun de exotismo para los forasteros, puesto que para las gentes de la comarca es un continuo recordatorio de que algo que se les suprimió hace años todavía no ha sido sustituído.Menos mal que pronto podremos hablar en pretérito de esta vieja aspiración de las gentes de uno y otro y otro lado del embalse, que desean la restitución del puente que desapareció bajo las aguas.

Porque sucedió que cuando subió el nivel del Guadiela al ser represado en Buendía, el embalse cubrió la carretera nacional 320, que desde Guadalajara llega a La Gineta (Albacete) pasando por Cuenca. Entre Guadalajara y Cuenca se levantó, hace ya más de veinte años, una auténtica frontera líquida que separó a pueblos limítrofes, todos ellos unidos por intereses materiales y por lazos familia res. Muchas tierras que estos labriegos ribereños trabajaban en la orilla contraria se quedaron sin cultivar ante las dificultades que durante mucho tiempo encontraron para desplazarse con caballerías y aperos, o con maquinaria, de una margen a otra de la cola del embalse. El Ministerio de Obras Públicas instaló luego este “ferry”, lanchón o barcaza y se facilitaron un tanto los viajes de un lado a otro. De todas formas, este procedimiento de transporte ha tenido una limitación: su estrecho horario. Funciona sólo de nueve de la mañana a seis de la tarde, con lo que reduce sus posibilidades de utilización, sobre todo cuando de tareas agrícolas se trata. Cada media hora, el transbordador o pontón realiza un viaje.


Las gentes de la comarca han protestado siempre de que el Ministerio de Obras Públicas les haya quitado una carretera para dejarles sólo este vehículo fluvial. Vehículo apto para tractores, carros y turismos, pero no tan apropiado para grandes autobuses. Pero lo peor es el riesgo, por avería o por fin del horario del “ferry”, de tener que recorrer setenta kilómetros, dando una gran vuelta, para cubrir una distancia que por la carretera anegada era mucho menor. Tal es el caso, por ejemplo, entre Alcocer (Guadalajara) y Alcujate (Cuenca) distantes entre sí en línea recta apenas nueve kilómetros.

La Administración ha escuchado, al fin, esta unánime petición de los pueblos ribereños de Buendía y ha concedido en abril de 1974 la autorización para contratar unas obras que ya se daban como seguras en octubre de 1973. Por lo menos entonces se anunciaron como una realización inmediata. Consisten en la cons -trucción de una variante entre los pueblos de Alcocer y Cañaveras. Ello supone un gran viaducto sobre esta zona de la cola del embalse de Buendía. En 1973 el presupuesto era de 79 millones de pesetas.

La noticia ha sido recibida con satisfacción en toda la comarca. Allí son realistas, y prefieren un puente a un pontón, por muy pintoresco que este procedi-miento de transporte resulte. Los turistas ocasionales, los visitantes de aquella zona, le diremos adiós al viejo “ferry” que durante casi veinte años acentuó la no ta marinera de esta comarca alcarreña de los embalses.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.4548 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019