07/12/2018 / 12:27
Redacción


Imagenes

El II Rally ‘Estrella de Yebes’ de coches eléctricos será el 22 de diciembre en el macrocircuito de Yebes

El primer club de Scalextric© de la provincia de Guadalajara nace con la vocación de servir de germen para futuros pilotos y crear un equipo de competición.


Madres y padres contra hijos. Grupos de amigos rivalizando entre ellos y pidiendo la revancha. Parejas que tenían sus más y sus menos. Comisarios atentos que se afanaban en devolver los coches a los carriles. Cientos de vueltas contra el cronómetro. Mientras, el público asistía en la pista a colisiones múltiples, frenadas imposibles, trompos, aceleraciones vertiginosas, derrapes y salidas. Así transcurrió la jornada de puertas abiertas que sirvió de carta de presentación de la Asociación ‘Club de Slot Yebes’, el primero de estas características que se constituye en la provincia de Guadalajara. Con el objetivo de  reunir a los aficionados al Scalextric© y los coches eléctricos a escala del propio municipio, la capital y resto de localidades del Corredor del Henares. Para la ocasión se estrenó el macrocircuito permanente que servirá de sede y punto de encuentro para los socios, amantes y curiosos de una afición que retrató a toda una generación en las décadas de los 70 y 80.

 

Ubicadas en el primer piso de la antigua Escuela de Música de Yebes, las dependencias de la asociación permanecerán abiertas los miércoles de seis a ocho de la tarde y los sábados de 17 a 20 horas. “Será un espacio abierto a todos aquellos que quieran iniciarse en este entretenido hobby o ser parte activa del club que se quiere poner en marcha”, explica Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. Para ostentar la condición de socio es necesario abonar una cuota mensual, que se ha fijado en 10 euros al mes para los mayores de 12 años y cinco euros para los infantiles. Que no será una condición sine qua non. Los que no deseen ser socios, podrán jugar en el macrocircuito de 26 metros de cuerda durante una hora por 3 € y dos por un euro menos. Si el jugador acude con su propio coche y mando, el precio se reduce un euro por cada hora. En cuanto a las competiciones que organizará el club, las cuotas de inscripción para participar se han fijado en tres euros para los socios y cinco para los que no tengan esa categoría.

 

El macrocircuito de cuatro pistas de Yebes está preparado para albergar campeonatos en sus diversas modalidades: rallye, resistencia, turismos, velocidad, camiones, fórmula 1 o monomarcas. De hecho, las competiciones se estrenarán en esta instalación el próximo sábado 22 de diciembre con la disputa del II Rallye ‘Estrella de Yebes’ en sesiones de mañana y tarde. La idea es que la gente se vaya animando poco a poco hasta llegar a tener a medio plazo un equipo de competición. “Practicando del orden de una o dos veces por semana, en tres o cuatro meses se puede forjar un piloto capaz de competir a un buen nivel”, advierte Antonio Ramos, promotor de este proyecto y responsable de la asociación. Pero no basta con la destreza, estrategia, paciencia o habilidad del jugador. En el slot influyen una serie de factores que son ajenos al pilotaje. Como el modelo de coche, que puede suponer hasta el 60% de las prestaciones, o el magnetismo del motor, que no es sino el mecanismo de sujeción por atracción magnética entre el suelo y el coche. Y una vez en carrera hay que tener en cuenta los neumáticos y, sobre todo, el mando, que puede suponer una diferencia del orden de dos y tres segundos por vuelta.

 

Así que el slot es una afición asequible a todos los bolsillos, ya que la inversión se puede adaptar a cada economía doméstica. “Partiendo de la premisa de que no por gastar más dinero eso te va a convertir  en mejor piloto”, advierte Ramos. Por poco más de 80 euros se puede tener un coche competitivo para ganar carreras. Otra cosa es el mando, que es el elemento más caro de las carreras de Scalextric© y en el que el piloto más va a gastar conforme compruebe que el coche es más competitivo y mejora los tiempos de forma paulatina. “Un pulsador de nivel puede transmitir una serie de comportamientos al coche, como regular la frenada o incrementar la potencia a la hora de salir de una curva. Así que llegan a costar más que el propio coche eléctrico”, explica el responsable de la Asociación ‘Club de Slot Yebes’. Esas mejoras se consiguen también en los talleres de preparación y modificación del motor del coche que va a organizar la asociación. Porque puedes comprarlo ya hecho y ajustado de fábrica, que valdrá solo para dar vueltas. O hacer que se adapte a las características del circuito y la competición. “Para eso hay que sustituir algunas piezas como la corona o el piñón para conseguir que tenga más o menos frenada, adherencia o aceleración”, detalla.

 

Porque si algo tiene el slot es que puede llegar a enganchar al piloto y lograr que alrededor de la pista se reúnan hasta tres generaciones. De ahí que sea una afición muy familiar que inicia el hijo, encandila al padre y cautiva al abuelo. Sin importar la edad o el sexo. Ser mejor en el manejo del coche ya es cuestión de amor propio.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2078 seg., Memoria Usada: 1.24 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2018