01/10/2010 / 09:45
Hemeroteca


Israelíes y palestinos acuerdan conversaciones “intensivas”


El primer ministro israelí Ehud Olmert, flanqueado por guardas de seguridad.	EFE
En la primera reunión de las dos delegaciones tras la cumbre de Annapolis
Las delegaciones israelí, encabezada por la ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, y palestina, liderada por el ex primer ministro Ahmed Qorei, concluyeron ayer en un hotel de Jerusalén la primera sesión de la ronda de negociaciones sobre las “cuestiones principales” propiciadas tras los acuerdos de la Conferencia de Annapolis (Estados Unidos) celebrada el pasado mes de noviembre. Acordaron que habrá al menos una reunión cada semana y que los resultados de las negociaciones no serán hechos públicos.
“Es el comienzo de las conversaciones, con un espíritu positivo”, afirmó Qorei tras la reunión, que duró unos 90 minutos. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Aryeh Mekel, informó, por su parte, que Livni y Qorei “empezaron a hablar sobre las cuestiones principales y decidieron que los contactos serán intensivos”.
Ambas partes han tardado siete semanas en comenzar las negociaciones sobre las “cuestiones principales”, que incluyen la definición fronteriza final, el retorno de los refugiados y el destino de Jerusalén y los asentamientos israelíes de Cisjordania. El objetivo final es alcanzar un acuerdo de paz definitivo este mismo año que permita la proclamación del Estado palestino.
“La diferencia entre nuestra posición y la de los israelíes es que nosotros esperamos tener un tratado de paz para finales de 2008. Deberíamos terminar con un acuerdo marco en el plazo de un mes o dos como máximo”, afirmó el representante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en las negociaciones, Saeb Erekat.

Líderes débiles
Sin embargo, muchos analistas dudan de la capacidad de que dos líderes débiles como Abbas y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, puedan firmar un acuerdo de paz. Olmert debe afrontar la amenaza de sus socios ultraderechistas de gobierno de abandonar la coalición, mientras que Abbas sólo controla Cisjordania, ya que la Franja de Gaza está controlada por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).
Un portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, calificó ayer las negociaciones de “crimen contra el pueblo palestino”. Las negociaciones entre Qorei y Livni están condenadas al fracaso debido a los “continuos crímenes sionistas y las políticas de intransigencia contra nuestro pueblo”, afirmó Abu Zuhri en declaraciones recogidas por la web Palestine Information Center (PIC), afín a Hamás.
Estas reuniones para Hamás no suponen más que un intento de dar cobertura a una ocupación para que sigan los crímenes contra el pueblo palestino, aseguró, y denunció la muerte de tres palestinos anoche en un ataque aéreo israelí en la Franja de Gaza.
“Pedimos a Qorei y a la Autoridad Palestina que detenga estas reuniones y la entrega, a cambio de nada, de la sangre y los derechos de los palestinos”, concluyó Abu Zuhri.
Olmert, por su parte, tiene previsto reunirse con uno de los ministros de su Gobierno más reacios al acuerdo con los palestinos, el líder del ultraderechista Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, para intentar tranquilizarle y evitar que abandone la coalición gubernamental, tal como apuntan algunas informaciones publicadas en la prensa israelí.

Ayer, el diario israelí Haaretz publicaba que Lieberman, ministro de Asuntos Estratégicos, se prepara para dejar el Gobierno israelí, según informaron fuentes de su partido, Israel Beitenu. Lieberman podría convocar el próximo miércoles una rueda de prensa para anunciar su decisión.
Hoy Lieberman se reunirá con Olmert y, esa misma tarde, con la dirección de Israel Beitenu. El también viceprimer ministro israelí regresó el domingo de un viaje privado de fin de semana a Europa, por lo que no participó en el último Consejo de Ministros israelí.
La entrevista con Olmert fue concertada debido a una petición de explicaciones de Lieberman por el comienzo, ayer lunes, de las conversaciones sobre las denominadas “cuestiones principales”.
Desde el entorno de Olmert, sin embargo, restaron importancia a las diferencias entre ambos. “Lieberman no tiene ninguna razón sustantiva para dejar la coalición de gobierno a menos que tenga motivos políticos”, afirmó esta fuente.
Si el partido de Lieberman deja la coalición, el Gobierno no caerá e incluso podría incorporar a otro de los partidos minoritarios del Parlamento (Knesset), Judaísmo Unificado de la Torá (Yahadut Hatorah), explicaron estas fuentes.
En cualquier caso, Olmert no desea la salida de Lieberman del Gobierno y aseguraron que existe un acuerdo entre ambos para que Israel Beitenu no deje el Ejecutivo hasta que se tome alguna medida concreta.
Olmert compareció ayer ante el comité de Relaciones Exteriores y Defensa de la Knesset (Parlamento) y explicó que las negociaciones finales sobre las “cuestiones principales” serán abordadas por él y el presidente palestino, Mahmud Abbas, y que estos temas serán tratados en conjunto y no en comités separados.
El primer ministro israelí insistió en su apoyo a un futuro Estado palestino que exista junto a Israel y manifestó que cree necesarios “dos Estados, uno judío y uno palestino y no tres Estados, uno judío y dos palestinos”, en referencia al dominio de la Franja de Gaza por parte de Hamás.

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3917 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020