20/07/2021 / 10:18
E. Hatamoto


Imagenes

La Alhazena, un establecimiento para todo y para todos en la comarca de La Alcarria


Un alma inquieta. Eso es lo que transmite Marta Alique, la propietaria del establecimiento La Alhazena, en un pequeño pueblecito de La Alcarria como es Alcocer. 

En su tienda es posible encontrar prácticamente de todo: alimentación,menaje del hogar, ropa de casa, pasando por pequeños electrodomésticos hasta ofrecer artículos de papelería, tal y como explica su dueña. “La idea era ofrecer lo básico de una casa”, explica. Esta variedad de productos y servicios fue la que luego daría origen al nombre del establecimiento.
En cuestión de días, La Alhazena celebrará su primer aniversario desde que abriera sus puertas en la localidad el pasado 24 de julio del 2020, en plena pandemia. “La gente me dice ha pasado lo peor”, comenta Alique, quien asegura estar “muy contenta”con la acogida de su supermercado en el pueblo  con cuyos ingresos puede, al menos, cubrir gastos y vivir. 
La propietaria recuerda cómo surgió este proyecto. “Mis hijos se hacen mayores, yo siempre he estado ocupada con algo y pensé que sería una buena idea poner una tiendecita en Alcocer y que la gente tuviera un poco de todo”, manifiesta Alique; gran amante de la vida rural de los pueblos como el suyo. “Primero pensaba poner solamente congelados pero al final he ido metiendo de todo”, sonríe. A modo de anécdota, Alique cuenta como empezó trayendo “sábanas de invierno” por un encargo y, de ahí, derivó en una ampliación de la oferta de la ropa de casa con “colchas, mantas, etc”, que fueron acogidas gratamente por los vecinos durante la pasada Filomena. 


Alcocer cuenta con otra panadería y un autoservicio que, a juicio de la dueña de La Alhazena, revalorizan al pueblo; ya que el que haya competencia “hace que también haya más oferta y la gente se quede aquí a comprar”, opina añadiendo lo satisfecha que se siente con el buen funcionamiento de la tienda. “La gente antes se iba mucho a comprar a Sacedón pero ahora también vienen mucho por aquí”, destaca Alique. 
Otra de las ventajas que ofrece el supermercado es que “también funciona como punto de recogida de paquetes”, algo habitual en el medio rural y de gran comodidad para sus vecinos. 
“Más o menos vendemos lo mismo”, detalla la propietaria de La Alhazena, en relación a la competencia que existe en el municipio pero con el aliciente de ofrecer algunos productos diferentes y complementarios al resto. “Por ejemplo, yo no vendo carne ni fruta pero sí tengo cosas de casa, como sartenes o pequeños electrodomésticos como los ventiladores que tienen bastante demanda”, apostilla Alique. “Son cosas que aquí no se pueden encontrar, salvo que la gente vaya al mercadillo”, indica. 
Calcetines, medias de invierno o la clásica alpargata para verano son otros de los artículos más solicitados por sus clientes, en muchas ocasiones por encargo. 

Facilidades en el medio rural
La dueña de La Alhazena, conocedora de los inconvenientes de la vida rural de los pueblos, hace todo lo posible por facilitar la vida a sus vecinos. “Intento conseguirles de todo”, asegura, añadiendo que “en uno o dos días como máximo está aquí”, en referencia a los pedidos.
En esta misma línea, Alique consigue traer pescado fresco “una vez por semana”, destaca, y, es servicial, una vez recibe los precios de su proveedor, informa a sus clientas por WhatsApp para que puedan hacer su pedido. 
Uno de los principales cambios que se ha notado en La Alhazena es que, derivado del incremento de clientela que ha venido a pasar el verano al pueblo, es que “como ya saben que pueden hacer la compra aquí mucha gente ya no viene cargada desde Madrid”, afirma la dueña del supermercado. 


Y eso que el horario del supermercado es bastante amplio. “Abrimos de 09.00 a 14.00 h y de 17-17.30 a 20.00 h de lunes a sábados y el domingo de 09.00 a 14.00 h”, detalla Alique.
Orgullosa de su trabajo y agradecida por lo agradable del trato con sus clientes, la dueña de la tienda, que, por el momento, no da abasto de la cantidad de trabajo que tiene -su familia es la que le echa una mano- tampoco olvida la inestimable ayuda de Fadeta, gracias a la que ha podido sacar adelante este proyecto.
De una inversión total cercana a los 40.000 euros, un 35% de la ayuda provino de la Federación de Asociaciones para el Desarrollo Territorial del Tajo-Tajuña (Fadeta). “Aunque yo ya estaba animada, ellos te empujan un poquito hacia delante”, asegura Alique. Aparte de la valiosa ayuda económica recibida por parte de la federación, a la que siempre estará agradecida, la dueña de La Alhazena destaca el valioso papel de este tipo de entidades que “son sumamente necesarias en el mundo rural”.


 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 1.3324 seg., Memoria Usada: 0.96 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021