03/07/2022 / 09:54
José Serrano Belinchón


Imagenes

La Orden Jerónima de Guadalajara

El fundador de la Orden en España fue un noble guadalajareño del siglo XIV, don Pedro Fernández Pecha, a quien se le conocería después por Fray Pedro de Guadalajara.


Casi todos los datos que se conocen con referencia al inicio de la Orden Jerónima en España proceden del Padre Sigüenza, ilustre compatriota, religioso de dicha comunidad y autor entre otros libros de una interesante “Historia de la Orden Jerónima”. Por él sabemos que el fundador de la Orden en España fue un noble guadalajareño del siglo XIV, don Pedro Fernández Pecha, a quien se le conocería después por Fray Pedro de Guadalajara, y al que acompañaron en aquellos primeros pasos su hermano don Alonso y don Fernando Yáñez, este último de distinguida cuna extremeña. Llegaron los fundadores desde Villaescusa, junto al río Tajuña, hasta los altos de Lupiana, en aquel tiempo aldea de Guadalajara, donde un tío del fundador, don Diego Martínez de la Cámara, había levantado años antes una ermita en honor de San Bartolomé Apóstol. Allí se instalaron, y en muy poco tiempo comenzaron a levantarse por los alrededores una serie de pequeñas celdas en las que se fueron aposentando los ermitaños, hombres que dedicaban su tiempo a la contemplación, a la oración y a la penitencia. La carta fundacional de la Orden la concedió el papa Gregorio XI el día 18 de octubre de 1373.

La Orden de Jerónimos cundió con extraordinaria rapidez por toda España, pues, luego de muchas vicisitudes, que con tanta claridad y abundancia de datos refiere el Padre Sigüenza, ya había monasterios de la Orden en Guadalupe, El Parral de Segovia, Yuste y San Jerónimo de Madrid, con otros veinte o veinticinco más en solo medio siglo, para culmina su expansión en el Monasterio de El Escorial, morada y panteón de los reyes de España. Durante varios siglos el monasterio de San Bartolomé de Lupiana fue cabecera de la Orden Jerónima, y aunque no fue mucha su influencia en la provincia, debemos reseñar como obra suya la fundación del colegio de Portaceli, que tanta importancia habría de tener más tarde como predecesor de la Universidad de Sigüenza.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.6286 seg., Memoria Usada: 0.95 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2022