25/10/2021 / 18:16
E.H.


Imagenes

Limpiezas Superlim, garantía de rigor y seriedad en Molina de Aragón

Su cartera de clientes se compone tanto de empresas como de particulares


Con el mismo ánimo con el que hace ya algún tiempo Margarita Ruiz Nuño abrió la peluquería Dalia en Molina de Aragón también se decidió a emprender una nueva aventura en el mundo de las empresas de limpieza.

Tras un exhaustivo estudio en la propia comarca de Molina, la propietaria y gerente de lo que hoy es Limpiezas Superlim vio una oportunidad de instaurar su propio negocio para ofrecer servicios de limpieza tanto a empresas como a particulares en la zona. Esta incansable emprendedora, afincada en Fuentelsaz y que compagina ambos negocios -peluquería y limpieza-, recuerda cómo empezó a gestarse la idea en su cabeza. “Yo soy peluquera”, cuenta recordando que “las clientas en verano me decían si sabía de alguien que pudiera ir a limpiarles las casas y a raíz de eso dije voy a mirar”.  

De esta manera, hace cinco o seis años abrió Limpiezas Superlim, una empresa cuya filosofía se basa en el trabajo bien hecho, a base de rigor y “seriedad”. Así, comunidades de propietarios, ayuntamientos, oficinas, garajes y algunos particulares conforman la cada vez más amplia cartera de clientes de su negocio, que cuenta con un radio de actuación de unos 30 o 40 kilómetros a la redonda desde Molina de Aragón, según explica su propietaria.
Aunque Margarita comenzó ella sola montando la empresa pronto se vio obligada a ampliar personal debido al incremento en el número de peticiones y llamadas solicitando sus servicios de limpieza, contribuyendo con la creación de puestos de trabajo a la fijación de población en una zona de las más despobladas de la provincia. Asegura que los comienzos “no son fáciles”, dado que “te tienes que dar a conocer” y conseguir la confianza de los clientes. “Primero los clientes tienen que ver el funcionamiento de la empresa”, indica. Margarita destaca que, lo más importante, es “el compromiso” y “llevar una pauta general”. En esta línea, la gerente de Limpiezas Superlim señala que “si por lo que sea, en un momento dado, no puedes hacer una limpieza tienes que avisar al cliente, si te comprometes hay que ser serios”.

Durante la pandemia “fue un tema muy complicado de llevar”, reconoce. “La gente tenía miedo, no sabíamos a lo que nos exponíamos pero los servicios nunca se dejaron de prestar”, observa, en alusión a un trabajo que, con mayor razón si cabe, se ha convertido en una labor esencial para mantener la higiene en todos los ámbitos de la vida cotidiana. 
Las mascarillas, pantallas y geles de desinfección se convirtieron en un elemento más de trabajo para intentar proteger lo máximo posible a sus trabajadoras. “Sí que es verdad que ahora la gente está un poquito más relajada”, cuenta Margarita, con la actual relajación de las medidas sanitarias.  

Aunque los particulares solicitan los servicios de Superlim de forma más esporádica sí se nota una mayor concentración de la demanda durante los meses de verano. Los meses de mayor demanda de los servicios de limpieza tiene lugar durante el verano. “Hay muchísima población flotante”, detalla añadiendo que “en esta zona de Molina la población está muy envejecida y la gente que viene a pasar unos días de vacaciones y ve que tiene que hacer una limpieza a fondo después de tener su casa cerrada durante todo el año en la que nos pide que se lo hagamos nosotros; y así es más cómodo para ellos”. 
Entre la clientela habitual se encuentran algunos consistorios que, debido a su capacidad económica más limitada, recurren a “servicios puntuales” como los que presta Limpiezas Superlim, en vez de verse obligados a contratar personal de forma fija. “Lo que también se queda todo el año son las comunidades de vecinos y las oficinas”, asegura Margarita.

Falta de reconocimiento
Pese a la importancia del trabajo que realizan empresas como la suya, la propietaria lamenta que “está poco reconocido”. “No somos conscientes de que te encuentras algo limpio porque antes lo ha limpiado alguien”, pone de manifiesto. 
Al buen funcionamiento de la empresa de Margarita también ha contribuido la aportación económica de la Asociación de Desarrollo Rural de Molina de Aragón-Alto Tajo que permitió a Margarita la adquisición de una furgoneta industrial en la que transportar todo el material y productos de limpieza. Hasta un 38 por ciento del total de la inversión -5.200 euros de una cuantía global de poco más de 17.200 euros- fueron concedidos a través de la ADR Molina de Aragón, encargada de gestionar y, sobre todo, dar apoyo al mundo rural. “Es una buena ayuda no tener que desembolsar todo el dinero para algo que necesitas”, reconoce Margarita. 
Aunque “el boca a boca es la mejor recomendación”, tal y como indica la gerente de Limpiezas Superlim, invita a quien le puedan interesar sus servicios de limpieza a contactar con la empresa a través del correo electrónico marga_ftz@hotmail.com o bien llamando al teléfono 697681659.
 


 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.6658 seg., Memoria Usada: 0.95 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021