14/02/2011 / 11:29
Pedro Larrad


Tristeza en Villel por la muerte de Antoñita


alt src=http://www.nuevaalcarria.com/images/villel%20difunta%20antoita%20morales%20berrueco.jpg 
Foto: VILLELITE
El pasado día 5 de febrero conocimos la triste noticia del fallecimiento de Antonia Morales. En su casa, estuvo acompañada  de su esposo Eladio, hijos Eladio-Aurora, Antonia-Ismael, Enrique y nietos Rubén y Desiré.
 El domingo se celebró el entierro, presidido por el párroco local Enrique Herránz Martínez. Durante la eucaristía, su hija Toñi leyó esta emotiva carta: “Madre, este es el momento más difícil que nos ha tocado vivir desde que tú no trajiste a este mundo. Es el momento de decirte adiós pero estoy segura de que a donde vas, te van a salir a recibir ángeles, arcángeles y un gran coro celestial, para que tú les cantes una jota como se la cantaste a la Virgen del Pilar. Has sido fuerte y luchadora hasta el final, hasta que tu corazón dejo de funcionar. Gracias madre por pasar con nosotros esta Navidad. Gracias madre por haber sido la mejor madre del mundo, por haber estado todo este tiempo con nosotros. Muchas cosas se pueden reemplazar en esta vida, pero una madre jamás. Todos hemos estado junto a ti, noche y día en tu cabecero nos tenías, con la ilusión de que aun no te irías. A tu ventana, hasta las palomas venían hacerte compañía. Madre reza por nosotros, por los que quedamos aquí. Protégenos desde allá arriba como lo has hecho aquí abajo. Y sigue tan guapa como estabas, pide a los ángeles que te peinen y canta de alegría porque seguro que ya te has encontrado con los que tú querías”.
  El cuerpo de la villelera descansa en el cementerio local.
 Al despedir a Antonia y acompañar a sus familiares, no podemos olvidar todas las imágenes y recuerdos que nos deja. Una vida dedicada a la familia, con sus bandos municipales y otros anunciando a los recién llegados a la plaza con la venta ambulante y, siempre dispuesta ayudar al  prójimo.
 En estos silencios y sobre el eco de las montañas que bordean a nuestro pueblo, resonará siempre su voz y sus jotas aragonesas.
?Como cronista y amigo de la familia, no puedo cerrar estas líneas sin manifestar mi mayor sentimiento. Vecina de mí domicilio en la Avenida de Aragón lugar donde deja sus huellas de tantas subidas y bajadas que cada día realizaba para cuidar a sus animales.
 Su esposo Eladio, hijos y nietos expresan su agradecimiento a todos cuantos le han acompañado en estos momentos tan dolorosos.

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.5746 seg., Memoria Usada: 0.92 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2022