20/04/2020 / 15:01
Atilano Rodríguez/obispo de Sigüenza-Guadalajara


Imagenes

Cristo vive

 Por medio de la radio, la televisión y de las redes digitales, tenemos la oportunidad de seguir la Santa Misa y la oración del Santo Rosario.


Las informaciones que recibimos por los medios de comunicación sobre la pandemia del coronavirus nos invitan a ser muy estrictos en el cumplimiento de las normas dictadas por las autoridades civiles y por los responsables de la atención sanitaria. Es una situación de emergencia y, por tanto, hemos de poner todos los medios a nuestro alcance para evitar que otras personas se contagien del virus.

Mientras dure esta situación, aunque los templos estén cerrados, podemos y debemos orar confiadamente al Señor, como Él nos recuerda. Por medio de la radio, la televisión y de las redes digitales, tenemos la oportunidad de seguir la Santa Misa y la oración del Santo Rosario.

En nuestra oración hemos de pedir al Señor, dueño de la vida y de la muerte, por el eterno descanso de los difuntos, por la salud de los enfermos, por quienes trabajan incansablemente en los hospitales, por los miembros de las fuerzas de seguridad que nos dan ejemplo de servicio y, especialmente, por las personas que experimentan un profundo sufrimiento al no poder visitar a sus familiares ingresados en los hospitales. La celebración de la Pascua del Señor y la contemplación de su victoria sobre el  pecado y de la muerte nos ayudan a descubrir que nunca estamos solos en el camino de la vida.

En este tiempo, marcado por la inseguridad y la preocupación ante el futuro, necesitamos experimentar la presencia viva de Cristo en medio de nosotros para que nos ayude en el sufrimiento y nos mueva a estar cercanos a los que sufren, ofreciéndoles nuestro amor no sólo con las palabras, sino con las obras. El papa Benedicto XVI decía que “la capacidad de aceptar el sufrimiento y a los que sufren es la medida de la humanidad que se posee” (Spe salvi, 38).

Vivamos estos momentos a la luz de la fe, preguntémonos por el sentido de la vida, valoremos lo que hacemos y lo que dejamos de hacer por los demás; pensemos en lo que realmente importa en la vida y no nos dejemos dominar por el egoísmo y la angustia. Pongamos nuestra confianza en Dios, que nunca nos abandona, y afrontemos el presente y el futuro con responsabilidad y confianza en su amor.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2423 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020