26/07/2020 / 02:40
Redacción


Imagenes

Emilio Fernández-Galiano expondrá su arte en Sigüenza del 7 al 13 de agosto

 

El pintor Inaugurará en agosto una exposición en Sigüenza después de ocho años, en plenitud creativa.


El arte de Emilio Fernández-Galiano regresa a Sigüenza. Después de ocho años, el pintor inaugurará en la ciudad del Doncel una nueva exposición (del 7 al 13 de agosto). Para hablar de ello, nos trasladamos a su refugio seguntino en el que ha culminado buena parte de las pinturas que ha acumulado en sus ratos libres tras esta pandemia que se nos hace cuesta arriba, pero nos da tiempo para reflexionar. Y pintar.

Podríamos comenzar con un retorno del hijo ausente, ¿somos profetas en nuestra tierra?

Nunca me he visto maltratado aquí, en mi ciudad, que comparto con la de Madrid. Los romanos hablaban de ius solis e ius sanguinis, me considero de las dos ciudades por sangre y por vivencia pero, como pintor, llevo a gala sentirme seguntino.

 “Comparto Madrid y Sigüenza, pero como pintor llevo a gala sentirme seguntino”

 

Tras ocho largos años vuelve a su ciudad, entonces.

Con algún pequeño paréntesis, como el del año pasado para exponer algunos cuadros taurinos con motivo de la presentación de Javier Sanz de su obra V Siglos de Toros en Sigüenza, desde el 2012 no he vuelto a exponer aquí. También he entregado algunas donaciones de mis cuadros a obras benéficas o de relevancia institucional, pero exponer, exponer, desde hace casi una década no lo hago.

¿El motivo?

Estuve entretenido con algunos proyectos que, por diferentes razones, no se consumaron, otros sí, pero ajenos a Sigüenza. Llevamos bastantes años de una inestabilidad política que impide formalizar iniciativas, incluso desde entidades privadas, sacudidas por esa inestabilidad. Siempre he reclamado una ley de Mecenazgo que permita apoyar a la pintura y, en general, al Arte, desde pautas objetivas, ajenas al color político. Lamentablemente no siempre es así. Hablo de una ley que permita a las empresas privadas obtener ventajas fiscales u otro tipo de incentivos al adquirir obras de arte, formar parte de ese tejido sensible que es fomentar el talento de los artistas en sus diferentes versiones. No deseo organismos públicos culturales que subvencionen, sino que estimulen la inversión en arte. Lo que subvenciona premia la afinidad, no el talento.

Hablaba del hijo ausente que retorna, pero reconozco que es pródigo en donaciones.

En alguna ocasión el donar alguna de mis obras me ha generado conflictos. Tengo que ser consciente de que mis compradores realizan un esfuerzo y un desembolso y, lógicamente, miran con lupa mis donaciones. Tengo la máxima de hacerlo sólo a entidades 

con un fin benéfico, por ejemplo, la Asociación Española contra el Cáncer u otras similares. El último, a la Peña Atlética de Sigüenza por su iniciativa en la lucha contra el Covid-19. También lo he hecho a la Catedral de Sigüenza con motivo de su 850 aniversario o a instituciones populares y destacadas en nuestra convivencia como la Cofradía de la Vera Cruz y del Santo Sepulcro. Respecto a mis retratos reales donados al Ayuntamiento de Sigüenza no dejan de ser un gesto a mi corporación y a nuestra forma de Estado, la monarquía parlamentaria, con la que tanto hemos progresado. Y punto. El resto de mis relaciones con mis clientes es personal y, siempre, desde el respeto de su valoración de mi pintura.

Image

Se le ha considerado alguna vez un pintor cortesano.

Es cierto que he retratado al rey Emérito en una ocasión y a Felipe VI otras tres veces. Salvo los que lucen en el Ayuntamiento de Sigüenza, el resto han sido encargos, como el del ayuntamiento de Guadalajara o el de la Real Gran Peña de Madrid. En parte es lógico, al fin y al cabo se trata de nuestro Jefe del Estado y es normal que las Instituciones me los soliciten. Pero de ahí a ser un pintor cortesano creo que es algo exagerado. Tengo muchos más retratos de otras personas ilustres, toreros o, simplemente, de buenos amigos o gente anónima.

¿Por qué ahora vuelve a exponer en Sigüenza, en un ambiente tan inquietante?

Hay un grupo de personas que en nuestra ciudad están fomentando el Arte a través de iniciativas muy atractivas, ya sean de pintura, música o cualquier otra variante. Bajo la agrupación denominada SigüenzArte me solicitaron que participara en una serie de cuatro exposiciones, dos retrospectivas, las de Teresa García y Máximo Robisco y dos actuales, la de Dimas Fernández y la mía. Negarme a participar no me parecía bien teniendo la gentileza de haber contado conmigo y estar respaldadas por el ayuntamiento de Sigüenza.

Por cierto, ¿qué tal se lleva con la actual corporación?

Pues igual de bien que con la anterior. A la gente le puede sorprender, pero yo me vuelco con mi ciudad con independencia del color político del consistorio. Es cierto que con José Manuel Latre y parte de su gente terminé teniendo una relación de amistad de la que me siento muy orgulloso y participé en muchas iniciativas de carácter cultural y artístico. Con María Jesús Merino, por razones de edad, no he coincidido tanto, pero mi afecto hacia la alcaldesa viene de lejos, entre otras cosas porque mantengo con ella un parentesco familiar. Le deseo lo mejor.

Hemos hablado ya de sus retratos, efectivamente es una especialidad en la que está usted muy valorado. ¿Está trabajando también en otras vertientes?

Sí, y evolucionando como no puede ser de otra manera. Se insiste mucho en lo de tener un estilo propio, creo que lo tengo, lo que yo llamo intuitivismo, aunque no dejan de ser juego de nomenclaturas: impresionismo tardío, costumbrismo impresionista, etc., es la flexibilidad interpretativa que permite el mundo del arte. Y dentro de ese estilo propio, el mismo evoluciona. Por ejemplo, la abstracción empieza a ser un estilo oxidado o, al menos, demasiado recurrente. Se ha abusado del abstraccionismo como recurso pictórico del novato o atrevido sin que haya demostrado saber pintar nada más. Se llega a la abstracción como conclusión, no como inicio. Tengo cuadros figurativos bastante más modernos que un cuadro abstracto. Pero eso lo tendrán que juzgar los que vayan a ver mi exposición.

¿Cómo pintaría Sigüenza como Ciudad Patrimonio de la Humanidad?

Creo que es una ocasión única para, como dice uno de los responsables del proyecto, poner a Sigüenza en el mapa. Para hacer justicia, añadiría. El hecho de que sea una aventura complicada, pues la competencia es muy importante y hay que abordar cambios considerables en la ciudad, el reto merece la pena. Se trata de demostrar al mundo la belleza e historia de Sigüenza, pero es un reto que no deben liderar unos pocos, ha de ser compartido por todos los que vivimos aquí o nos sentimos seguntinos, todos tenemos algo que aportar. Es un proyecto de todos.

 

https://www.facebook.com/watch/?v=1626275507499104

 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.4369 seg., Memoria Usada: 1.26 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020