13/12/2018 / 15:48
J. Pastrana / D.Pizarro


García-Page y Latre reciben el Manifiesto de Sigüenza, 10 medidas para garantizar un futuro al medio rural

Al finalizar el I Foro sobre Desarrollo Rural organizado por Nueva Alcarria con los grupos de acción local.

AMPLIA GALERÍA DE FOTOS en el artículo


La provincia tienes ganas de encontrar soluciones al problema de la despoblación. Por eso, más de 600 personas se reunieron en Sigüenza para asistir al I Foro de Desarrollo Rural Pueblos con Futuro organizado por los grupos de Acción Local de la provincia (Adasur, Adac, Fadeta, Adel Sierra Norte y Molina Alto Tajo) con la colaboración de Nueva Alcarria.


El resultado del diálogo establecido con actores sociales, empresarios y representantes de las distintas administraciones fue un documento, el Manifiesto de Sigüenza, en el que se han includo diez medidas imprescindibles para lograr que el medio rural tenga futuro.  

El presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page, clausuró la jornada con un mensaje de esperanza para las zonas rurales. Porque si uno de los muchos problemas que se pusieron sobre la mesa fueron las telecomunicaciones, Page aseguró que la próxima Ley de desarrollo territorial integrado “establecerá por primera vez en España una relación entre la telecomunicación y el servicio básico universal”. Se sumará de esta forma al derecho a la educación, la sanidad y la pensión. “Parece bastante razonable que no haya una brecha en el ámbito digital”. Esta medida supondrá, adelantó, un “desembolso público”, pero permitirá el retorno a los pueblos, “porque llegará un momento en que sea tan cómodo pedir una cita por teléfono desde cualquier sierra o que se podrá viajar en media hora de la ciudad al municipio que será realmente rentable y muy inteligente recuperar población, asentarla y crear pautas de crecimiento económico”. 

De cualquier forma, el presiente regional se reconoció “crítico” respecto al uso de los términos “desarrollo” o “rural”. A su juicio, ambos comportan un “melodrama del despoblamiento” al poder dar a entender que “lo urbano es lo moderno y lo rural es atrasado”. Por eso, incidió en que “desarrollo rural no significa hoy subdesarrollo” y aseguró que “cuatro de cada cinco habitantes del planeta darían lo que fuera por vivir en cualquiera de nuestros pueblos, incluso con la crisis económica y social que vive España”. También puso sobre la mesa que en “muchos” pueblos en los que se han planteado el “drama” del desempleo “no hay paro”, dado que se trata de población mayor.

El alcalde de Sigüenza y presidente de la Diputación y de Adel Sierra Norte, José Manuel Latre, mostró su confianza en que “el espíritu de Sigüenza salga adelante (…) Después de una acción debe haber una reacción” y esa reacción necesaria es la que quedó reflejada en el manifiesto nacido de estas jornadas. 

Latre recordó que la provincia “tiene dos velocidades. Una parte de Guadalajara va a velocidad de crucero, la del Corredor, y el resto tenemos bastante dificultades”, pero en su caso, prefiere no hablar de despoblación, si no de oportunidad para del volver la vida a los pueblos. “Tenemos que apostar por las personas, que en la zonas rurales son una especie en peligro de extinción. Las personas son las que asientan población”.

Por su parte, el presidente de Fadeta, Jesús Ortega, recalcó el “marco histórico” de Sigüenza para convertirse en un “estandarte” de lucha contra la despoblación y el “resurgir” de los pueblos, confiando en que la cita marcará “un antes y un después” en la lucha contra la despoblación. el motivo: el manifiesto recoge soluciones “concretas, firmes y reales” que impedirán que los pueblos se extingan. 

Reconoció Ortega que vivir en un pueblo “no es fácil”, por lo que quienes lo hacen necesitan “incentivos” y “discriminación positiva” frente a la urbe. Y no dudó al asegurar que esas soluciones están “al alcance” de las administraciones. Ello se consigue, a su juicio, sumando esfuerzos, de ahí que hiciera un llamamiento a la “participación ciudadana”. Y visto el éxito de la convocatoria, con más de 600 asistentes, se mostró satisfecho con la movilización.

También recordó el presidente de Fadeta que los grupos de desarrollo rural llevan 25 años trabajando “codo a codo” con la población rural, una tarea “nada fácil” por enfrentarse a lo que denominó el “fantasma de la despoblación”. Eso sí, se mostró convencido de que vivimos un momento “clave” en el que se debe “actuar ahora o morir”. Con todo, confió en que el documento resultante será incluso “modelo” para el resto de comunidades autónomas. 

Por su parte, el presidente de Nueva Alcarria, Miguel Bernal, subrayó la “enorme responsabilidad” de los organizadores, entre ellos este medio, por el “éxito” que tuvo la convocatoria. “Cuando hay tanta gente, es que les importa el problema, que es real y serio”. 

Recordó Bernal que Nueva Alcarria está “involucrada” en informar sobre los pueblos de la provincia, principalmente a través de su sección Pueblo a Pueblo. Sin embargo, reconoció que esa atención prestada puede que sea “insuficiente”, por lo que avanzó un mayor compromiso con las noticias del mundo rural no sólo a través del periódico Nueva Alcarria, sino también de los otros medios del grupo, como el gratuito Noticias de Guadalajara y la televisión Guadalajara Media. “Para nosotros es un compromiso con el mundo rural que vamos a seguir cumpliéndolo”.

 En cuanto al foro, se refirió al objetivo de “diagnosticar” el origen del problema y aportar las terapias “adecuadas” para frenar lo que denominó una “sangría”. Eso sí, aseguró que no sólo afecta al mundo rural, sino que los problemas se extienden a las ciudades. “Si en unos años esto no se ha parado ni se ha consagrado una sostenibilidad del mundo rural y los pueblos, esto será origen de grandes problemas en el entorno urbano”. Por ello, llamó  la atención “no sólo de los que vivimos en los pueblos, sino de los habitantes de las ciudades”.

En cuanto al consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, agradeció el papel que desempeñan los grupos de desarrollo rural, que “nos ayudan a vertebrar un territorio complejo (…) Valoro especialmente la labor de liderazgo que realizan”, impulsando la creación de empleos. 

En este sentido, recordó la apuesta que se hizo por la provincial al crear Adasur en Guadalajara, lo que implicó cerrar otro grupo que había en Ciudad Real. “Una decisión que no es fácil porque supone que una parte de las personas afectadas se vea perjudicada y lo critique. Pero creo que hicimos las cosas bien porque Guadalajara es una provincia eminentemente rural y necesitaba otro grupo”, ya que eso significaba más recursos para impulsar la económica.

De hecho, su apuesta por estos grupos se puede comprobar también en la progresiva autonomía que se les ha ido concediendo. “Si lo hacemos bien, estaréis dando un ejemplo de que cuando se toman las decisiones de a bajo arriba, el resultado es mejor”. 

Frente a la despoblación, el consejero prefiere “hablar más de reto que de problema”, un reto que requiere cambios en la legislación, tanto en el pago de impuestos como en los procesos burocráticos. “No puede ser igual abrir una empresa en Megina que en Madrid”. 

Además, abogó por aplicar una perspectiva territorial y no sólo sectorial, centrada en la agricultura, ganadería o el turismo.  Así, entre esas medidas territoriales destaca el incentivo al desarrollo del papel de la mujer, algo que se está haciendo al priorizarlas en la concesión de ayudas y la promulgación de una nueva Ley, en la primavera del próximo año, enfocada en la defensa de la mujer rural. 

Y tampoco se puede olvidar los incentivos para la gente joven, “que serán quienes garanticen la existencia de una masa crítica para genere ideas. Necesitamos gente joven en los pueblos”, algo que parece que se está consiguiendo en el sector ganadero, donde más de 2.500 jóvenes se han incorporado durante los últimos años al sector, y al agrícola, también palpable en la provincia en los cultivos de Lavanda en La Alcarria y de la trufa en Molina. 

El decálogo contó con el respaldo de los representantes de los Grupos de Acción Local, Jesús Alba de Molina Alto-Tajo, Jesús Ortega de Fadeta, José Manuel Latre de Adel Sierra Norte, Fernando Senesteva de ADAC y Esperanza Magán de Adasur.

 

LAS 10 MEDIDAS

1º) Instar al Estado a que reconozca y contemple la singularidad y las necesidades jurídicas específicas del mundo rural y que propicie un marco institucional menos complejo. Así mismo, solicita la mejora de la financiación de las corporaciones locales teniendo como factor evaluable la despoblación, la dispersión, o la lejanía de la población a la obtención de servicios básicos.

2ª) Garantizar un mejor suministro eléctrico y de telecomunicaciones. Que se eviten los cortes sistemáticos, con las consiguientes pérdidas a particulares y a empresarios. Tienen que promoverse inversiones para rebajar en el próximo lustro la brecha digital. El acceso a Redes de banda ancha y super-ancha es un objetivo irrenunciable. Además, el Foro reclama ante un suministro rural, un recibo rural. Es de justicia un bono del 25 por ciento sobre la potencia instalada y la energía consumida. La energía que vamos a consumir en un futuro va a ser producida casi en su totalidad en el medio rural. El Foro exige una planificación energética que repercuta de forma favorable, social y económicamente en los territorios que van a sostener la actividad urbana e industrial.

3º) Que las administraciones establezcan entre las diferentes carreras profesionales un complemento económico del 25% del salario por fijar la residencia de los empleados públicos en municipios rurales y que en los concursos o concurso-oposición, la residencia en un municipio rural se refleje como mérito en el baremo. Esta medida evitaría la provisionalidad, rotaciones constantes y vacantes sistémicas entre los empleados públicos en el mundo rural. Urge de manera especial un incremento de efectivos de la Guardia Civil en los territorios rurales.

4º) El agua crea riqueza y Guadalajara ha demostrado una gran solidaridad. En España, cerca de la mitad de los ecosistemas acuáticos están en mal estado y el Tajo no es una excepción. La agricultura, la ganadería y la industria de transformación también necesitan este recurso. El Foro exige una redimensión de los proyectos de regadío, así como del trasvase Tajo-Segura y, propone, una lámina mínima del 40% de los embalses de cabecera y urge a la adopción de medidas que preserven el cauce y caudal del Tajo.

5º) La Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística (LOTAU) necesita un Reglamento específico que atienda las necesidades del mundo rural. El Foro reclama correcciones normativas que permitan la instalación de empresas sin la necesidad de construir un polígono industrial y ayudas específicas para promover la construccioón y rehabilitacioón de viviendas y edificios con materiales sostenibles y eficiencia energética.

 6º) La fiscalidad debe sufrir una reducción tanto para el trabajador como para la empresa, debido al más alto coste que supone la producción en la zona rural, entre otras razones por el encarecimiento del transporte de materias y productos. Se propone una reducción en cinco puntos de la tabla de IRPF y de diez puntos a la imposición de la empresa. Así mismo se insta a la aplicación de un IVA al 0% en los productos de primera necesidad y de un 7% al resto.

7º) Bonificaciones del 50% en la cuota de autónomos rurales y en la cotización por Pymes, para compensar los gastos extras por transporte, menor disponibilidad de materias primas o carencia de mano de obra cualificada. El comercio y la hostelería son rentables únicamente los fines de semana y periodos vacacionales, por lo que es necesario que las ayudas a la contratación sean tres veces superiores al resto de las zonas. Ayudas a la creación de empleo en las zonas rurales, incrementadas en 150% sobre el resto.

8º)  Se ha producido una masculinización del mundo rural que se ha sumado a una evolución negativa de crecimiento natural. Además, existe una marcada feminización de trabajadores no asalariados. Por ello, el Foro reclama la universalidad de la cotitularidad de las explotaciones agrarias, donde la mujer ha trabajado hasta ahora sin ser beneficiaria de los derechos de la propiedad, sin acceso a ayudas y teniendo que pedir permiso a la pareja incluso para gestiones ganaderas o agrarias comunes.

9º) Apoyo a los productos locales y de temporada con un etiquetado de origen obligatorio para los productos como la miel, con el fin de ofrecer una correcta información a los consumidores. Además, se solicitan planes de gestión y financiación que compatibilicen sectores como la agricultura, la caza o el turismo, favoreciendo una gestión favorable y la conservación de los espacios naturales.

10º) El Foro exige que el medio rural tenga servicios, recursos y oportunidades comparables al urbano. Es imprescindible una Carta de prestación de servicios básicos obligatorios para las administraciones, a los que todos los demandantes tengan derecho en condiciones de igualdad independientemente de su lugar de residencia, estableciendo por Ley la dotación económica necesaria para su prestación.

 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3446 seg., Memoria Usada: 1.31 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019