23/10/2020 / 19:33
J. Pastrana


Imagenes

Guadalajara en alerta: Repuntan los casos en la capital y provincia

Analizamos los datos de contagios de la última semana (en el interior tablas con los contagios de las semanas 40 y 41) y un especialista de medicina preventiva nos advierte de los peligros del invierno a la hora de hacer frente al Covid-19: "La segunda ola está por llegar".


La provincia y la ciudad de Guadalajara vuelven a registrar una tendencia peligrosa. Después de tres semanas consecutivas logrando reducir contagios, la del 12 al 18 de octubre dejó un nuevo repunte provincial, pasando de 666 a 695 casos, que llegaba justo después de producirse otro en la capital la semana anterior.

Precisamente, la ciudad de Guadalajara protagoniza el dato más negativo de la provincia en las tablas publicadas hoy por Sanidad sobre contagios en municipios de más 500 habitantes. La semana antes de ferias, la capital había alcanzado su máximo de contagios desde la primera ola, con 383, desde entonces empezó un progresivo descenso que, sin embargo, dio un brusco cambio en la semana del 5 al 11 de octubre, en la que en apenas 7 días se pasó de 248 casos en una semana a 336, casi 100 más, lo que dejaba una tasa de contagio para las últimas dos semanas de 680 casos por cada 100.000 habitantes.

 

 

La parte positiva es que, en los datos provisionales publicados hoy sobre la semana del 12 al 18 de octubre (recuerden que suele haber un desfase al alza entre la primera y segunda semana de publicación de las cifras), a Guadalajara se le adjudican 195 nuevos contagios en esos siete días, con lo que lo normal sería que el dato consolidado indicase un importante descenso de casos, lo que situaría a Guadalajara en la buena senda.  En cuanto a la provincia, durante los cuatro primeros días de esta semana ha registrado 394 positivos, una media cercana a los 100 diarios, por lo que durante el fin de semana  (viernes, sábado y domingo) podría igualar, superar o reducir los contagios de la anterior, aunque sin grandes oscilaciones, por lo que también apuntaría cierta estabilidad.  

Viendo las tendencias de la provincia y la capital y las medidas que se están discutiendo a nivel nacional, proponiendo incluso toques de queda, cabe preguntarse en qué punto se encuentra la provincia de Guadalajara: ¿Ha superado ya el pico de contagios de la segunda ola o todavía está por llegar?

Juan José Granizo, facultativo de la Unidad de Medicina Preventiva del Hospital de Parla, tiene una respuesta que a más de uno no le gustará escuchar: “Técnicamente, la segunda ola está por llegar ahora, lo que nos pasó en verano, tanto a Madrid como a Guadalajara, es una anomalía”. Según explica, la unión de las vacaciones con las reuniones sociales provocó un “brote veraniego” que “se ha extinguido solo” al terminar ese periodo vacacional. “La gente ha tenido miedo de ir a hoteles y se ha ido a casas de campo o apartamentos compartidos con familiares o amigos. Hemos visto casos de 25 contagios en los que el caso índice era un adolescente. Se contagiaba en la casa del pueblo, por poner un ejemplo, y mientras lo incubaban y manifestaban síntomas, un periodo que puede ir de 2 a 10 días, ya estaban en la playa en una casa compartida”.

Por fortuna, en esos casos la mayor parte de los contagiados era gente joven que mostraba síntomas leves, cuando no eran directamente asintomáticos. Después de aquello, se produjo un leve “rebrotillo” asociado a la vuelta a las aulas. Y ahora, llega el momento que muchos temen: el otoño y el invierno. Y el motivo no es precisamente el virus, “que sigue siendo igual de contagioso y virulento que ha sido siempre”, sino el cambio en nuestros hábitos: “Vamos a hacer mucha vida dentro de casa, la gente convive y no hay buena ventilación, así que, en cuanto alguien lo tiene, hay más posibilidades de contagiarse”.

El problema que ve ahora es que la relajación que se ha tenido en el conjunto de la Unión Europea, no sólo en España, “ha agotado todo el margen de seguridad que logramos durante el confinamiento. Lo hemos quemado. Ese margen nos daba más seguridad de cara al otoño”. En este sentido, recuerda que, mientras aquí se habla de tasas de contagios de 400 o 500 casos por cada 100.000 habitantes para adoptar medidas, el ECDC Europeo Europeo señalaba que por “por encima de 240 la situación ya es desesperada (…) Hemos llegado al momento más peligroso en la peor de las situaciones”.

 

 

Por ese motivo incide en las mismas recomendaciones que se han hecho siempre: usar mascarillas en las reuniones sociales y en los espacios cerrados. “Cuanta más gente esté en un sitio cerrado sin mascarilla, más riesgo. Y eso vale para la hostelería, las reuniones familiares e incluso para la cafetería del trabajo”.

Sobre la mortalidad, recuerda que las defunciones llegan entre tres y cinco semanas después de producirse el pico de contagios, lo que cuadraría con lo que ha venido ocurriendo en la provincia de Guadalajara, donde el mayor número de defunciones ha llegado semanas después de alcanzarse el pico de contagios provincial, a mediados de septiembre. También incide en que ahora ha aumentado el número de personas mayores que enferman. “Hay casos de gente que tiene su vida muy limitada, pero enferman por las visitas de sus hijos o nietos, porque no llevan mascarilla (…) Yo a mis padres no les he vuelto a ver sin mascarilla desde marzo. Juntarnos elementos de familias diferentes en espacios cerrados y sin mascarillas, es lo que produce el mayor riesgo”.

La buena noticia es que se ha aprendido a hacer frente al virus al mejorar el uso de los medicamentos y que también se ha acelerado el diagnóstico. “Hemos mejorado el manejo clínico de los pacientes y se detecta antes, los corticoides hay que darlos durante los siete primeros días de evolución de los síntomas. En la primera ola, los pacientes llegaban con 10 días o más y eso lo complicaba todo”.

 

  

 

Tendencia estable en los municipios con medidas

Volviendo a los datos sobre contagios en municipios de más de 500 habitantes, los cifras consolidadas de la semana del 5 al 11 de octubre registras leves variaciones a nivel municipal y, en los municipios con medidas, se confirma una tendencia a la estabilización, cuando no descendente, en Alovera, Cabanillas, Mondéjar, Sigüenza y Marchamalo. Por su parte, en Azuqueca se confirma un repunte en esa semana que llegó hasta los 89 casos, aunque parece que entre el 12 y 18 ha vuelto a bajar, y en Villanueva sin embargo se prevé un leve repunte en esta semana.

 

Los datos sin consolidar apuntan un posible rebrote en localidades pequeñas

A nivel provincial, los municipios con más de 500 habitantes registraron 640 de los cerca de 670 positivos de la semana del 5 al 11, más del 95%. Llama la atención que, en los datos sin consolidar de la semana del 12 al 18 sólo habrían registrado 426 de los 695 notificados por Sanidad para el conjunto de la provincia, en torno a un 61%. Aunque cuando se actualicen los datos la semana se viene el porcentaje aumentará, a no ser que sea en unos 200 casos, algo que sería muy improbable, la situación hace pensar en un notable incremento de casos en municipios de menos de 500 habitantes, aunque habrá que esperar a la semana que viene para decirlo con seguridad.

 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.4529 seg., Memoria Usada: 0.99 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020