05/08/2019 / 20:09
José Marquina


Monosílabo

Parece ser que un día votaron los diputados en el Congreso: no todo es ocio en la vida.


Parece ser que un día votaron los diputados en el Congreso: no todo es ocio en la vida.

Pues hete aquí que al pasar lista se saltaron a uno de ellos y no pudo vocear el monosílabo encomendado. Ese diputado vivió los peores momentos de su vida. Había sido elegido para votar y, aparte de colocar sus posaderas en el asiento que le asignaron en el hemiciclo, no había hecho otra cosa (todos sabemos que el no hacer nada se paga). Gracias a su estado de ansiedad, se le alteró la tensión, el corazón se aceleró, la saliva se deslizaba  por las comisuras y se quedó al borde… del asiento.

En vez de llamar a la ambulancia, llamaron a la persona que cantaba los nombres y le recriminaron el saltito. Consciente, pronunció el nombre de tan responsable diputado y este con un hilo de voz, soltó el obligado monosílabo. La tensión se equilibró, el corazón dejó de brincar y la saliva… encontró las vías digestivas.

¡Qué felicidad sentía por haber cumplido con su trabajo, por haber sido fiel a sus votantes y por agachar la cabeza ante su jefe supremo! ¡Pocos tendrán unas vacaciones mejor ganadas!

 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3508 seg., Memoria Usada: 1.21 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019