23/01/2017 / 00:21
Redacción


Imagenes

El secreto de un retrato

El pintor Emilio Fernández-Galiano relata para NUEVA ALCARRIA los pormenores de la entrega del retrato que ha realizado al Académico seguntino Javier Sanz Serrulla.


Media España debería conocer la magia de la San Vicente seguntina. La otra media lamentaría perdérsela. Al margen de lo espiritual, no es exactamente una celebración popular de una fiesta popular, no. Ni es popular ni quiere serlo, de ahí su magia. Es restringida porque está reservada para algunos elegidos, porque al fin y al cabo es una celebración privilegiada. No es casual que mi amigo Nacho Sanz me pidiera que entregara su encargo ese día. Y así lo hice, transgrediendo la rebeldía del artista, nos fastidia ser obedientes. Y en la víspera del santo, junto al mejor ramillete de amigos, cumplí mi promesa para oprobio de los genios –ya no lo seré-. Y Nuria lloró, y Carlos Cabrera, mi entrañable Charly, sentenció mientras contemplaba al académico: se parece más el del lienzo. Era el homenaje a un sabio, los sabios son buenas personas por esencia. Y el autor se emocionó en silencio. No por haber hecho un retrato que gustó, sino porque el retratado es su amigo. Un privilegio. 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.3323 seg., Memoria Usada: 1.18 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019