20/05/2019 / 14:26
Pedro Villaverde Martínez


Imagenes

Política y verdad

Es cierto que la verdad, en política, no existe, o más bien entendemos las cosas conforme a nuestra propia forma de ver la vida y la sociedad.


Si cierto es aquello de que cada día trae su afán…y podríamos decir que hasta sus sorpresas, no parece que exageremos mucho si afirmamos que el desconcierto es uno y no el único de los efectos que muchos pueden ver o sentir cuando escuchan unas  u otras noticias sobre todo en lo tocante a la política, que cambian en función de en que medio se escuchen o quien las cuente. Uno se acuerda de aquello que contaban, no sin gracia…de aquel orador que tras haber intentado explicar una cuestión con gran habilidad, se dirigió a quienes le escuchaban para decirles si querían que les demostrase con la misma rotundidad todo lo contrario. Esto, amigos, que parece de chiste, suele darse en lo político con demasiada frecuencia; pareciera que la fuerza de los sofismas fuera tan grande que se pudiera o intentar al menos dar como bueno esto y su contrario. A nosotros nos ha dado esa sensación más de una vez como si el arte de la política consistiera en engañar o al menos confundir o desconcertar. Puede que la línea que separa a una cosa de otra pueda parecer difuminarse en algunas cuestiones, pero en otras es casi de tomadura de pelo intentarlo al menos. Por eso algún filósofo de la antigüedad debió de exclamar aquello de que “La verdad no existe y si existe no hay quien llegue  a comprenderla y si alguno la comprendiera no podría transmitírsela a otros” ¡qué pesimismo más exagerado!  Es cierto que la verdad, en política, no existe, o más bien entendemos las cosas conforme a nuestra propia forma de ver la vida y la sociedad, más o menos liberal o  conforme a la  socialdemocracia, con mayor o menor extremismo. Y es legitimo, pensar que pueda ser mejor o peor una opción u otra, eso va en el pensamiento de cada cual, muy libre y respetable como no puede ser de otra manera en cualquier democracia. Incluso vemos que pasado un tiempo las mayorías sociales cambian el sentido del voto.  Lo que hace cuatro años fue un mapa color azul tras las pasadas elecciones lo veíamos de rojo y algún día cambiará otra vez de color. Verdad y política,  podríamos seguir divagando. Que la suerte nos acompañe para que no se quiebre la tan necesaria convivencia, eso es lo realmente importante. Encontrar el entendimiento para seguir avanzando. 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.5873 seg., Memoria Usada: 1.19 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019