08/01/2020 / 14:07
Europa Press


Imagenes

La región ganó población por primera vez en 7 años gracias a Toledo y Guadalajara

Por provincias, Toledo fue la que más habitantes ganó en términos absolutos, seguida de Guadalajara y Albacete, mientras que Cuenca y Ciudad Real volvieron a dejarse población.


Castilla-La Mancha cerró el primer semestre de 2019 con 3.563 habitantes más hasta llegar a los 2.038.440, lo que supone un leve crecimiento del 0,18% según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística recogidos por Europa Press.

Esta subida se produce pese a un crecimiento vegetativo negativo, ya que murieron en ese periodo en Castilla-La Mancha un total de 3.285 personas más de las que nacieron.

Ha sido la recepción de inmigrantes extranjeros lo que ha hecho posible que Castilla-La Mancha no perdiera población. Y es que la Comunidad Autónoma ha recibido 10.227 personas, lo que supone un incremento del 30,45% con respecto al mismo periodo del año anterior. Por contra, han sido un total de 4.003 personas los que abandonaron la región, lo que supone un descenso del 26,18% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Del mismo modo, el saldo migratorio interior entre comunidades autónomas arroja un resultado positivo de 656 en favor de Castilla-La Mancha.

Con estos datos, Castilla-La Mancha gana población en un cómputo semestral por primera vez desde el cierre del primer semestre de 2012, cuando sumó algo más de 2.000 habitantes.

Por provincias, Toledo fue la que más habitantes ganó en términos absolutos, seguida de Guadalajara y Albacete, mientras que Cuenca y Ciudad Real volvieron a dejarse población.

Con estos datos, Albacete cerró el semestre con 389.584 personas, 66 más que en el semestre anterior; Ciudad Real perdió 882 hasta los 494.224; Cuenca se dejó 450 habitantes hasta los 199.178; Guadalajara computó 260.441, lo que supone 1.551 personas más; y Toledo cuenta con 695.013 habitantes, 3.288 más que al finalizar 2018.

ESPAÑA REBASA LOS 47 MILLONES POR PRIMERA VEZ

La población residente en España aumentó en 163.336 personas durante la primera mitad del año 2019 y se situó en 47.100.396 habitantes, siendo esta la primera vez que se superan los 47 millones. El crecimiento se debe a que saldo migratorio positivo de 209.097 personas compensó el saldo vegetativo negativo de 45.002.

Según los datos del INE, la población residente en España lleva creciendo desde el año 2016 y continúa aumentando: a fecha 1 de enero de 2019 había 46.937.060 millones de residentes, mientras que seis meses después se contabilizaron 47.100.396.

El aumento poblacional del semestre fue fruto de un saldo vegetativo negativo de 45.002 personas (169.216 nacimientos, frente a 214.218 defunciones), que se vio compensado con un saldo migratorio positivo de 209.097 personas. Concretamente, hubo 348.625 inmigraciones procedentes del extranjero y 139.528 emigraciones con destino al extranjero.

Así, el crecimiento poblacional de España se debió al incremento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la de nacionalidad española se redujo. El número de extranjeros aumentó en 183.073 personas durante el primer semestre de 2019 (un 3,8%), hasta alcanzar el total de 5.023.279. Este incremento respondió, en gran medida, a un saldo migratorio positivo de 205.678 personas.

Por el contrario, la población de nacionalidad española se redujo en 19.737 personas, siendo la cifra total de 42.077.117. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 67.195 personas), que no se vio compensado por la suma del saldo migratorio positivo (3.419) y de las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 44.654 personas).

Si el análisis se restringe a los españoles nacidos en España, esta población se redujo en 63.447 personas a lo largo de la primera mitad de 2019.

Respecto a la población extranjera residente en España, los mayores incrementos en la primera mitad del año se dieron en la población colombiana (27.920 personas más respecto a fecha 1 de enero de 2019), venezolana (24.238 más) y marroquí (20.627 más). La población hondureña también ha crecido notablemente, registrando un aumento del 15,4%, y la peruana, con un 12,1% más.

Además, el número de italianos en España aumentó un 5,1% en los seis primeros meses de 2019, alcanzando los 256.269, convirtiéndose en el máximo de la serie histórica. Por el contrario, la población solo bajó en el caso de Ecuador (1.651 personas menos) y Rumanía (964 menos).

Con todo, las nacionalidades más numerosas de extranjeros en España no varió a fecha 1 de julio de 2019: Marruecos (743.402), Rumanía (669.222); Reino Unido (295.067); Italia (256.269); Colombia (227.102) y China (193.207).

CAEN AL MÍNIMO DESDE 2012 LAS SALIDAS DE ESPAÑOLES

En cuanto a la emigración durante los seis primeros meses de 2019, un total de 104.196 salidas fueron protagonizadas por extranjeros (el 74,7% del total). El 25,3% restante se corresponde con los 35.332 españoles que abandonaron España --de los cuales 23.956 habían nacido en España--, marcando un mínimo en un primer semestre desde 2012. El emigrante español eligió como destino principalmente Reino Unido (23,5%) del total; Francia (12%); y Alemania (9,2%)

Por otro lado, el saldo migratorio de la población con nacionalidad extranjera fue de 205.678 personas durante el primer semestre de 2019. Este saldo, que viene siendo positivo y creciente desde 2015, fue resultado de una inmigración de 309.874 personas (es decir, un 24,7% más que en el mismo periodo de 2018) y una emigración de 104.196.

Así, el número de inmigrantes extranjeros alcanza su valor más alto para un primer semestre desde 2009, mientras que el de emigrantes es el más bajo desde el inicio de la serie en 2008.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros son la marroquí (con 34.885), la colombiana (34.433) y la venezolana (26.202). Así pues, el inmigrante extranjero que vino a España en la primera mitad de 2019 procedía principalmente de Marruecos (el 11,3%); Colombia (11,1%) y Venezuela (8,5%).

Por su parte, las nacionalidades de emigrantes más numerosas fueron la rumana (16.525 salidas), la marroquí (9.396) y la británica (6.049). Precisamente, estas tres nacionalidades son las más numerosas entre la población extranjera residente.

Respecto al saldo migratorio de los españoles con el exterior fue positivo en la primera mitad de 2019 por primera vez para un primer semestre desde el inicio de la Estadística de Migraciones en 2008. En concreto, fue de 3.419 entradas netas procedentes del exterior.

Desde el INE precisan que esta llegada de españoles no consiste fundamentalmente en una inmigración de retorno, sino de personas con nacionalidad española nacidas en el extranjero (solamente 14.934 personas de las 38.751 que inmigraron habían nacido en España).

La población de nacionalidad española que llegó a España en el primer semestre procedía, principalmente, de Venezuela (6.487 personas), Reino Unido (2.883) y Ecuador (2.853). Por su parte, los mayores receptores de emigrantes españoles fueron Reino Unido (8.310 personas), Francia (4.235) y Alemania (3.258).

Por su parte, de las 139.528 personas que abandonaron el país en el primer semestre de 2019, un 18,5% siempre había residido en España, mientras que el 81,5% restante había residido en el extranjero previamente. En el caso de los españoles, el 61,5% siempre había residido en España, mientras que entre los extranjeros el porcentaje fue del 4%.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2972 seg., Memoria Usada: 1.27 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020