07/12/2020 / 08:27
Redacción


Imagenes

'Naturalea' el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara

‘Vive. Siente. Naturalea. Vive. Conecta. Naturalea’. La Sierra Norte de Guadalajara son muchas cosas a la vez: paisajes de montaña únicos en Castilla-La Mancha con alto grado de naturalidad, presencia de especies diversas y amenazadas y la extraordinaria ‘arquitectura negra’ de sus pueblos como valor cultural.

FOTOGRAFÍAS: ©Turismo Castilla-La Mancha / David Blázquez


PUBLIRREPORTAJE

Adéntrate en las tierras del Norte, en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara disfruta de la paleta de colores de los bosques otoñales antes de que lleguen las nieves, atraviesa extensos paisajes de montaña únicos en la región, brezales, jarales, arroyos y puentes medievales de pizarra, mientras haces senderismo por algún tramo del GR-60 o por alguno de los senderos de pequeño recorrido del parque. 

Es el  mejor consejo que se puede dar a los amantes de la naturaleza en cualquier época del año. Porque la tranquilidad y el silencio te permite incluso avistar algunas especies amenazadas como lagartos verdinegros o topillos nivales, disfrutar del vuelo del águila perdicera o imaginar al lobo siguiendo tu rastro por las sendas. 

Si nos atrevemos, podemos organizar unas pequeñas vacaciones y preparar el recorrido de este atractivo GR que discurre en torno al pico Ocejón, en su totalidad. Al final de cada tramo se puede pernoctar en algunos de los maravillosos y encantados pueblos negros: Majaelrayo, Valverde de los Arroyos, Almiruete, Campillo de Ranas o Tomajón. Su arquitectura negra y su rico patrimonio etnográfico de cercas, taínas y corrales, te sorprenderán.

Disfrutar de las espectaculares panorámicas desde la Sierra de Alto Rey es una de las recompensas: al norte, camina por los pinares de pino silvestre a  pie del rio Pelagallinas, siguiendo el Sendero de la  Cueva del Oso desde Prádena de Atienza y, al sur, recorre los pueblos de la arquitectura dorada entre los robledales y brezales que cubren la raña y visita el Museo de la Plata en Hiendelaencina para conocer su riqueza minera. 

El GR-10 sirve de conexión con los otros dos parques naturales de la provincia, Barranco del Rio Dulce y Alto Tajo, y atraviesa el parque por el sur de este a oeste.

Los interesados en  la geología pueden organizar una ruta que, partiendo de Almiruete con sus casas negras de pizarras, conecte con Tamajón, donde disfrutarán de paisajes kársticos y su pequeña ciudad encantada, y seguir el GR-10 recorriendo la hoz caliza labrada por el Jarama en Retiendas, las rañas rojizas de Puebla de Valles, Valdesotos, Tortuero y Valdepeñas y Alpedrete de la Sierra, con sus espectaculares paisajes erosivos de cárcavas y llegar hasta los paredones calizos del Pontón de la oliva y el Lozoya, ya en el límite con la Comunidad de Madrid.

En el municipio de El Cardoso de la Sierra, al este, se encuentra el Centro de Interpretación del parque, con la información adecuada para preparar y organizar tu visita. Aquí podrás recorrer a pie antiguos caminos vecinales para visitar pequeños pueblos serranos como Bocígano, Cabida y Peñalba, caminar por las orillas de ríos de aguas prístinas con bosquetes de abedul, como el Veguillas o el Berbellido, o practicar el montañismo ascendiendo al Cerrón, el Santuy o el Pico Lobo, la cumbre de Castilla-La Mancha, recorriendo circos glaciares y pastizales de alta montaña, donde podemos sorprender aves tan singulares como el pechiazul o el bisbita alpino.

Cuando lleguen los días más calurosos del verano, se pueden caminar los 6 kilómetros de la Senda de Carretas, en un impresionante bosque de hayas, el Hayedo de la Tejera Negra, Patrimonio Mundial de la Unesco, que te refugiará del calor.

El visitante puede pedalear desde el Centro de Interpretación del Hayedo de la Tejera Negra, la Ruta del Rio Zarzas, de 21 kilómetros, disfrutando de estos bosques, praderas y barrancos. También es una opción caminar los 17 kilómetros de la Senda del Robledal, para caminantes un poco más experimentados, por la que finalmente llegarás al Hayedo de la Tejera Negra.

Antes de la visita, se recomienda consultar el programa de actividades ‘Vive tu espacio’, por si se quiere participar en alguna actividad gratuita organizada por el parque. También se puede contactar con las empresas de turismo en la naturaleza de la zona, que ayudarán al visitante descubrir, valorar y disfrutar este espacio.  

 

Subir al Pico Ocejón, adentrarte en un bosque de hayas, caminar por un sendero escuchando el ruido del agua, visitar los numerosos pueblos de la Arquitectura Negra y seguir el rastro a las numerosas especies de fauna y flora del parque. Uno de los puntos de interés es el Hayedo de Tejera Negra, en  Cantalojas. Para acceder hay que tomar una pista asfaltada que nos conduce primero al Centro de Interpretación (situado a 2,5 kilómetros). Durante todo el año se puede reservar plaza en el aparcamiento del Hayedo para realizar la Senda de Carretas, algo imprescindible en los periodos de mayor afluencia. La reserva se realiza por internet, y es válida hasta las 13.00 horas de ese día. También se puede acceder a la Senda de Carretas sin vehículo, a pie o en bicicleta, desde el Centro de Interpretación. De este modo, no es preciso reservar plaza en el aparcamiento. 

 

Seis razones para una visita obligada

    Relieve accidentado
El relieve de la Sierra Norte de Guadalajara es muy accidentado. De hecho, conforma un conjunto montañoso que incluye diversas sierras y macizos, como el Pico del Lobo-Cebollera, la Sierra de la Tejera Negra (La Buitrera), la Sierra de Alto Rey, la Sierra del Ocejón, el Macizo de La Tornera-Centenera (Sierras de Concha y de La Puebla) y la Sierra Gorda.

    Tres cumbres de altura
En este relieve están presentes las tres cumbres de mayor altitud de Castilla-La Mancha: el Pico del Lobo (2.273 m), el Cerrón (2.199 m) y la Peña Cebollera Vieja o Tres Provincias (2.129 m). Estos sistemas montañosos son surcados por las cuencas hidrográficas de los ríos Jaramilla, Jarama, Lozoya, Sorbe y Bornova, con sus múltiples afluentes de aguas de excelente calidad biológica (Ermito, Berbellido, Sonsaz, Pelagallinas, San Cristóbal, etc.), todos ellos pertenecientes a la cuenca del Tajo. En la zona hay tres embalses importantes: El Vado, Beleña y Alcorlo.

    Interés litológico y mineralógico
Esta zona destaca por su gran diversidad litológica completada con enclaves de gran interés mineralógico y petrológico, así como con la gran abundancia y diversidad de elementos geomorfológicos de gran valor. Además, el área posee una excepcional importancia botánica, por albergar un amplio número de especies y comunidades eurosiberianas y orófilas, prácticamente únicas a escala regional. 

    La magia del clima
La gran variedad climática permite la existencia de formaciones boscosas naturales muy diversas, así como formaciones de ribereñas de interés asociadas a los cursos fluviales de gran importancia. Asimismo, también cabe destacar las formaciones de matorrales y los pastizales de estas Sierras. Finalmente, hay que destacar, a su vez, el alto valor de las formaciones de vegetación rupícola, asociada principalmente a los crestones cuarcíticos, así como de flora de turberas ácidas, en ambos casos con presencia de un gran número de especies de flora protegida.

    Gran diversidad de fauna
Destacan la comunidad de rapaces rupícolas, con poblaciones de águila perdicera, catalogada en Castilla-La Mancha como en peligro de extinción, entre otras, así como otros grupos de aves en los que destacan especies asociadas al hábitat de alta montaña, como el pechiazul o el acentor alpino, u otras especies poco comunes en Castilla-La Mancha como el roquero rojo o el alcaudón dorsirrojo, entre muchas otras especies. En el grupo de los mamíferos, son destacables el corzo, la musaraña ibérica, el topillo nival, diversas especies de quirópteros forestales y rupícolas y otras especies como la nutria, la garduña, el tejón, el gato montés, la gineta, etc. Además, en el grupo de los reptiles destacan el lagarto verdinegro, la lagartija roquera o la culebra lisa europea; en el de los anfibios, la presencia de salamandra común y tritón jaspeado; y en el de peces, las poblaciones de trucha, con ecotipos no contaminados genéticamente. Finalmente, en el grupo de los invertebrados, se puede citar el ciervo volante y los lepidópteros Graellsia isabelae, Parnassius apollo o Nymphalis antiopa, entre muchas otras especies.

    Paisaje excepcional


El área incluye paisajes de montaña únicos en Castilla-La Mancha por sus características excepcionales y su elevada naturalidad. Las edificaciones y construcciones, en general, reflejan la geología del territorio sobre el que se asientan. Un ejemplo es la utilización de pizarras y cuarcitas en la arquitectura negra, elemento del patrimonio cultural de prioritaria conservación. Como elementos de perturbación del paisaje, únicamente cabe citar los derivados de los incendios forestales, de la existencia de repoblaciones artificiales no integradas o de pistas forestales muy visibles sobre laderas descubiertas, o de elementos puntuales de degradación del paisaje.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.7271 seg., Memoria Usada: 0.99 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021