23/02/2019 / 11:07
Redacción


Imagenes

El Alcázar Real de Guadalajara entra en la Lista Roja de Hispania Nostra

El Alcázar Real de Guadalajara, Bien de Interés Cultural construido entre los siglos VIII y X y de titularidad pública, está situado en el centro de la ciudad de Guadalajara.


El Alcázar Real de Guadalajara, en cuyo interior se alojaron reyes y nobles castellanos, ha entrado en la Lista Roja del Patrimonio de la asociación Hispania Nostra "por su estado de total abandono y de ruina". Sin embargo, la Venta de Borondo de Daimiel (Ciudad Real) ha pasado a la Lista Verde por las obras de rehabilitación y consolidación que han llevado a cabo.

El Alcázar Real de Guadalajara, Bien de Interés Cultural construido entre los siglos VIII y X y de titularidad pública, está situado en el centro de la ciudad de Guadalajara. La destrucción se produce el 22 de julio de 1936 con el ataque al cuartel mediante bombas incendiarias que dejan el edificio en llamas y en desuso, según ha informado Hispania Nostra en nota de prensa.

El ataque aéreo perpetrado por los rebeldes sobre Guadalajara el 6 de diciembre de ese mismo año, el mismo que destruye el palacio del Infantado y gran parte de la ciudad, acaba con lo que quedaba de las instalaciones del Alcázar, dejando en pie los pocos muros que hoy se ven. Desde entonces, el Alcázar Real de Guadalajara pasaría 69 años de "abandono absoluto" hasta que en 1998 se comenzaron las primeras excavaciones arqueológicas para el estudio y consolidación de los restos que deja esta fortificación.

Su principal función como fortificación andalusí es la de proteger la entrada a la ciudad y vigilar el paso por el valle del río Henares y la Campiña. Durante la época cristiana cumple las funciones de palacio real a imagen de los Reales Alcázares de Sevilla y del Alcázar de Córdoba, que datan de la misma época, hasta su abandono y conversión, primero, en fábrica de sarguetas y, después, en cuartel militar, última utilidad que tiene hasta quedar destruido definitivamente en 1936.

Tal fue el esplendor y el prestigio que goza el Alcázar durante el reinado de la dinastía Trastámara, herederos de la dinastía Borgoña, que se celebran en sus dependencias las Cortes de Castilla en 1390, siendo rey Juan I, y en 1408, siendo regentes por la minoría de edad de Juan II, Catalina de Lancáster y Fernando de Antequera.

En 1436 se celebra allí la boda del que sería años después segundo marqués de Santillana y primer duque del Infantado, Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa, con María de Luna, que en 1448, con el afianzamiento de la familia Mendoza en Guadalajara reciben de manos de Juan II el nombramiento de Alcaides del Alcázar de Guadalajara.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.5062 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019