10/04/2021 / 11:11
REDACCIÓN


Imagenes

Las primeras lluvias primaverales auguran una excelente cosecha de lavanda en la provincia

En otoño y en invierno llovió. Ayer terminó la siembra de la lavanda y los agricultores estaban pendientes del cielo, pero estas primeras lluvias primaverales han llegado, y nunca mejor dicho, "como agua de mayo". Las perspectivas son buenas. Al menos lloverá en toda la provincia durante el fin de semana, predice la AEMET. 


La siembra de la lavanda ha finalizado esta semana. Se trata de un arbusto de hoja caduca que en invierno está en reposo vegetativo. Más de 60 agricultores que trabajan las cerca de 2.000 hectáreas, en torno al 50 por ciento de las que hay en toda España, en una actividad que abarca el 10 por ciento de la producción mundial, están ahora pendientes de un asunto crucial. 

Las lluvias en otoño fueron las apropiadas, igual que en el invierno. Pero ahora dependerá cómo vayan las de primavera. En condiciones normales se espera una buena cosecha como fue en el año 2020, pero quedan dos meses y tiene que llover, aunque las previsiones de AEMET son halagüeñas. Sin embargo, una vez que la semilla ‘agarra’ es un arbusto que resiste la sequía y las altas temperaturas del verano. 

Es una planta muy interesante para cultivar, tanto a nivel doméstico, como empresarial, debido a que es muy resistente y se adapta a cualquier suelo, con lo que la rentabilidad doméstica -decorativa y aromática- o económica está asegurada, ya que su precio está de dos a tres veces por encima del cereal. Su hábitat son los terrenos secos, pedregosos y soleados, y es muy receptiva a la luz natural. Lo ideal es cultivarla en un suelo calcáreo, pobre, suelto y profundo aunque lo más importante es que el terreno tenga un buen drenaje, por eso es que no se recomiendan los terrenos arcillosos pues es común que allí se estanque el agua.

La época ideal para visitar los campos es en el mes de julio, teniendo como escaparate en la provincia la briocense Fiesta de la Lavanda. Pero las instituciones, agricultores y productores de esencia, pretenden ir más allá tomando como ejemplo la Provenza francesa y extendiéndolo a la provincia de Guadalajara. Allí este recurso natural no es más que un pretexto para, no sólo visitar los campos, sino saborear los fabulosos vinos, visitando sus bodegas, o dar un paseo por sus pueblos monumentales, en un estado de conservación impecable, debido a los beneficios que esta actividad turística reporta a ayuntamientos e instituciones públicas. 

Según informa el alcalde de Brihuega, Luis Manuel Viejo, la lavanda de la comarca de Brihuega ya está registrada como marca de calidad que aglutina a sus productores, tan sólo queda la confirmación. “Ahora estamos esperando la vinculación de la marca de calidad como si fuera un producto de Denominación de Origen”. Todo apunta hacia un concepto que, como el francés, implique un cohesión comarcal, “que se vayan sumando otros municipios cercanos de La Alcarria, para ir llegando a la práctica totalidad de la provincia de Guadalajara –hay que tener en cuenta que en Molina, por poner un ejemplo, hay campos y destilerías- con el objeto de que  se convierta en un desarrollo sostenible, no sólo desde el punto de vista del cultivo, sino a nivel turístico”. 

En este sentido, el potencial del cultivo y explotación de la lavanda es enorme en la provincia, con numerosos proyectos de destilerías en la zona de Molina y Sacedón.  

Sin embargo, el Covid supone, como en todas las actividades económicas, una traba. Pese a todo, comparando con el cultivo de cereal, sigue siendo una actividad rentable, pese al descenso en un 50 por ciento en el precio. A juicio del director de Alcarria Flora, Juan José de Lope, en los últimos años este cultivo ha tenido un importante incremento, con unos precios más elevados de lo normal. Muchos han cambiado el cereal por la lavanda, tres veces más rentable, pese a que con el Covid se ha regresado a precios de hace 10 años. El 40 por ciento del perfume se vende en los aeropuertos, pero han permanecido cerrados o con muy poco tráfico durante meses por la pandemia. Con la aromaterapia al no salir la gente a la calle sucede lo mismo. Con lo cual el único mercado que ha funcionado con estos productos es el de la higiene, que ha triplicado la demanda. 

Sin embargo, al quedarse solo y no tener competidores, el precio ha bajado a un 50 por ciento. “Cuando vuelva todo a su ser, los precios tenderán a recuperarse”, afirma de Lope.  Y es que, llegar a los máximos históricos de 2018-2019 será muy difícil o tardará años. 

 

La Delegación de Agricultura compensa con una cantidad adicional a las subvenciones de la PAC para la lavanda

El delegado de Agricultura, Santos López Tabernero, ha recibido de buen grado la propuesta de crear una zona de desarrollo turístico y económico basada en una futura Denominación de Origen de la lavanda de La Alcarria. De hecho, ha recordado que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha añade una cantidad adicional de dinero al monto que los cultivadores de esta aromática reciben procedentes de la Política Agraria Común de la UE (PAC), “con tal de que se cumplan los requisitos para las recogidas”. Ha destacado que en los últimos años la expansión de este cultivo se ha incrementado una media de 500 hectáreas anuales hasta llegar a las 2.220 has. que había según el informe de la PAC de 2020. “Seguro que a estas alturas estaremos progresando en la misma dirección”, puntualiza. De hecho, recuerda, en 2019 había declaradas 1.540 hectáreas. Y como novedad destaca la progresión de este tipo de cultivos en la zona de Molina de Aragón, que ya suman las 200 has. en localidades como Prados Redondos, Tortuera, la Yunta, Rueda de la Sierra o Torrecuadradilla. Pero donde se centra toda la producción -recuerda- es en la zona alcarreña de Brihuega, Caspueñas, Algora, Mirabueno, Valdegrudas o Escamilla, donde se halla una de las tres destilerías de lavanda que hay en la provincia; las otras dos de localizan en el municipio briocense. López Tabernero muestra su enorme interés por la proyección turística de este producto y, además de la ayuda económica del Gobierno regional, asegura que seguirá celebrando jornadas formativas. 

La comarca de La Alcarria ya está registrada como marca de calidad y camina hacia la Denominación de Origen

Según informa el alcalde de Brihuega, Luis Manuel Viejo, la lavanda de la comarca ya está registrada como marca de calidad que aglutina a sus productores, tan sólo queda la confirmación. “Ahora estamos esperando la vinculación de la marca de calidad como si fuera un producto de Denominación de Origen”. Todo apunta hacia un concepto que, como el francés, implique la idea de comarca, “que se vayan sumando otros municipios cercanos de La Alcarria, para ir llegando a la práctica totalidad de la provincia de Guadalajara –hay que tener en cuenta que en Molina, por poner un ejemplo, hay campos y destilerías- con el objeto de que  se convierta en un desarrollo sostenible, no sólo desde el punto de vista del cultivo, sino a nivel turístico”. 
 El Ayuntamiento de Brihuega es uno de los sectores implicados de primera mano en el desarrollo de la lavanda como un elemento diferenciador que implique la recuperación del Patrimonio y un atractivo turístico para los municipios. De forma imparable cada año se aumentan las hectáreas de secano para las aromáticas: “Se están sembrando plantas como las siemprevivas, cultivos de aromáticas para sacar la esencia de la lavanda sumado a todo lo que repercute en el cambio del paisaje y su efecto sobre el turismo como un elemento atractivo para todos los que nos quieran visitar”.
En esta línea, “el campo de las aromáticas, junto a la investigación y la incorporación de nuevas destilerías, es un paso más hacia el cierre de la cadena, aunque sí que es cierto que nos falta algún producto para derivar esa esencia de la lavanda, un producto que se exporte entre un 70 u 80 por ciento”. 
El primer edil briocense piensa que “habría que cerrar la cadena para manufacturar algún producto derivado de la esencia de la lavanda”.     

Alcarria Flora trabaja con el 60 por ciento de los agricultores del sector de la lavanda en la provincia

Alcarria Flora, lleva desde 1999 en el campo de la industria de los aromas y los sabores. Da trabajo a unas 40 personas durante todo el año, entre fijas y temporales.  De las 2.000 has. que hay en la provincia,  el 10 por ciento son cultivadas por la firma que dirige Juan José de Lope junto con su hermano Rubén. Al año comercializan unas 200 toneladas de aceites esenciales de lavanda lavandín en sus diferentes variedades. Alcarria Flora trabaja con el 60 por ciento de los agricultores de la provincia; tiene una destilería en Cogollor con capacidad para destilar en torno a 1.500 has. y de maquinaria para la  siega, aunque anualmente elaboran en torno a las 500, con capacidad de producir 5.000 kilos de vapor/ hora. La destilería de los hermanos de Lope es capaz de hacer entre 4/5 toneladas de esencias al día.
        Sin embargo, a juicio de Lope, “la buena calidad del  equipo que destila la lavanda es fundamental al 90 por ciento” . Para que el producto resultante cumpla todos los parámetros marcados, seguimos las normas de “la farmacopea europea correspondiente a cada una de las esencia que destilamos”, afirma de Lope. Factores que influyen son caudal de vapor, la condensación, temperatura de enfriado y decantación darán un producto más uniforme, “que es como trabajamos nosotros”. Además debe haber un equipo eficiente capaz de manipular las plantas aromáticas.
Asimismo, Alcarria Flora tiene un acuerdo con un laboratorio que les permite analizar una esencia en menos de 24 horas. De la misma forma, desde hace años distribuyen plantas, siendo los últimos cuando ha aumentado su distribución, entre cinco y seis millones de plantas para nuevas plantaciones. Asimismo importan planta sana de Francia, con certificado del Crieppam y para trabajar en España disponen del sello fitosanitario regional. La familia de Lope tiene tres vértices: la explotación agrícola familiar procedente de las tierras que les dejó su padre cuando se jubiló. La segunda es una empresa de servicios con distintas máquinas para plantación, recolección y los trabajos que requiere la lavanda durante el año (plantas aromáticas y derivados). Y Alcarria Flora S.A. como comercializadora, con una variedad de 16 a 18 esencias diferentes: Lavanda, tomillo, romero, salvia, hinojo, etc. Su distribución es en el ámbito nacional, como en el internacional.
 

 


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 1.114 seg., Memoria Usada: 1.03 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021