09/05/2020 / 18:29
Fernando Almansa


Imagenes

Preguntas al Gobierno, sin miedo

Muchos ciudadanos, asustados, prefieren no indagar, no cuestionar, no sea que vayamos a peor.


El miedo se ha apoderado de millones de personas en el planeta; en España, la gran mayoría de la población dice estar asustada, tener miedo o incluso pánico. La pandemia del COVID-19 ha puesto el  miedo como el primer sentimiento de las personas, y el miedo bloquea el pensamiento, justifica la inoperancia y acepta de buen grado con sumisión, el autoritarismo, la privación de derechos y libertades, a cambio de seguridades, falsas o reales, pero psicológicamente seguridades; dejándose tutelar, renunciando a la responsabilidad personal para depositarla en autoridades, sabias, fuertes, audaces y patriarcales,…

Por eso, no es de  extrañar que la parafernalia montada por el Gobierno, tirando de cuerpos armados para transmitir la gravedad de la “guerra”; amparando sus decisiones, absurdas  o acertadas, en un comité de expertos, que nadie sabe a ciencia cierta, quiénes ni cuántos son, ni con qué competencias, ni conocimientos, y que nunca argumentan científicamente las conclusiones que se traducen en decisiones, haya llegado a su límite de credibilidad.

Muchos ciudadanos, asustados, prefieren no indagar, no cuestionar, no sea que vayamos a peor. Y entre tanto, amordazados por el miedo, privados de libertad de movimiento, de libertad de expresión, de libertad de participación, de derecho al trabajo, a la salud normalizada, a la educación plena; nos vemos abocados a imaginarnos que todo está bien, que todo irá bien, y pensar que otros lo hubieran hecho igual de mal o peor. Triste consuelo al que yo no me uno. No me uno, porque me pesan cada uno de los cerca de 26.000 muertos en nuestro país, y los millones de familias abocadas a la pobreza, por una mala gestión de la respuesta a la pandemia. 

Pero tratando se saber dónde estamos, como ciudadano libre de este país me permito hacer públicas algunas preguntas al Gobierno.

1.- ¿Por qué el Gobierno nunca presentó el documento marco de la estrategia de lucha contra el COVID-19?. Me atrevo a aventurar que es porque no existe tal estrategia; ni había plan B, porque no había plan A.

2.- ¿Por qué el Gobierno mantiene encerrados en el anonimato a los expertos, que les asesoran?, y ¿por qué no someten al escrutinio público, las competencias y cualificaciones de tales expertos?. Supongo porque es mejor parapetarse tras un comité indefinido e intangible, que rendir cuentas abiertamente, si es que es cierto que son los “expertos” quienes dejan las decisiones hilvanadas al Gobierno.

3.- ¿Por qué el Gobierno no usa la ingente maquinaria administrativa, repartida en Ministerios, Direcciones generales, Consejerías, etc. etc., donde existen cientos de miles de expertos cualificados pagados con nuestros impuestos, y que hoy en día están infrautilizados? Y ¿por qué no se abren a los numerosos grupos de expertos que existen en la sociedad civil, en todos los ámbitos necesarios para controlar esta pandemia: epidemiólogos, médicos, economistas, educadores, expertos en gestión de crisis humanitarias, expertos en logística, etc.?. Intuyo, que les da miedo perder el control de su poder político y su protagonismo que esperan les proporcione buenos rendimientos electorales. En eso todos los partidos ya han entrado  en el cálculo electoralista, y los sondeos de intención de voto, abundan en la prensa, y con mayor fiabilidad que los estudios de prevalencia de la pandemia.

4. ¿Por qué el Gobierno ha paralizado la actividad de millones de trabajadores, autónomos, y empresas, los ha condenado a la ruina y la pobreza, y ellos siendo los dirigentes de la mayor empresa del país: el Estado; con cientos de miles de trabajadores en su plantilla, y con un parón de actividad en muchos ministerios, no ha reducido plantillas, reducido sueldos, para crear un fondo de compensación de ingresos a todos aquellos a  los que por el bien común, el Gobierno les ha suspendido “sine die”, el derecho al trabajo?, evidentemente, el Gobierno, quiere evitar tener a los funcionarios en su contra, y mantener un clientelismo a su favor.

5. ¿Por qué el Gobierno aprobó en los primeros días, paquetes económicos de un calado extraordinario, sin tener la más mínima idea del impacto real de la pandemia y sin consultar con las personas y entidades directamente afectadas?. Querer dar seguridades inmediatas, sometiendo a la dependencia estatal, a la población parece que está detrás de tan descalabrada decisión por atemporal.

6. ¿Por qué el Gobierno puso a los cuerpos de seguridad del Estado al frente de la comunicación, hasta que se destapó la función controladora de la libertad de expresión?. La falta de democracia real, el respeto a la ciudadanía como dueños y señores del país, y no como meros súbditos pasivos de autoridades controladoras y castigadoras, se ha visto patente.

7. ¿Por qué el Gobierno, considera que las españolas y españoles, somos incapaces de  asumir responsabilidades sobre nuestras propias vidas y las de nuestras familias?; ¿por qué tanta obsesión de controlar el coronavirus, con multas y denuncias, en lugar de con educación y responsabilización de la sociedad?.  Enfoques de tutela, patriarcales, de desprecio a las libertades y autonomías personales, como si acaso el bien común no fuera responsabilidad de todos, sino del Gobierno y sus instrumentos estatales.

8. ¿Por qué el Gobierno dicta tantas normas, algunas absurdas y “ad nauseam”, en lugar de compartir criterios que orienten y hagan a la sociedad participe en el control de la pandemia? Más de lo mismo.

9. ¿Por qué un Gobierno que se decía federalista, rechaza las propuestas de las diferentes Comunidades Autónomas, antes de escuchar si tienen sentido o no?. ¿Por qué han tenido que esperar a una negociación forzada para conseguir la cuarta prórroga del estado de alarma, para escuchar a comunidades con gobiernos tan diferentes como País Vasco o Galicia?. El federalismo y la participación, parecen ser un discurso huero, el centralismo y el control se imponen bajo la excusa de la eficacia, que nunca llega.

Y como la lista de preguntas es interminable, lo dejo aquí, queriendo imaginarme que el Gobierno algún día escuchará alguna propuesta, y elaborará un plan global que incluya los cuatro pilares básicos para la respuesta a la pandemia: El Sanitario, el Social, el Económico, y el Político que asegure la protección de todos los derechos de la ciudadanía.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.6569 seg., Memoria Usada: 1.26 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2020