27/11/2022 / 12:15
Eduardo Díaz


Imagenes

Un cuerpo de Seguridad del Estado muy querido en Guadalajara: EL GEO

Uno de los primeros logros de este cuerpo policial se produjo el siete de febrero del año 1981. Dos atracadores entraron en la sede bancaria del Banco de Vizcaya en la localidad de Durango y secuestraron a los seis empleados de la oficina y a un conductor de una empresa. 


Por Eduardo Díaz

En abril del año 1978 se inauguraba de manera oficial el nuevo cuartel de Policía Nacional de Guadalajara en un terreno situado junto a la carretera Nacional- II. Debido a la amplitud de las instalaciones la Dirección General de Policía, de acuerdo con el ministro del Interior de aquella época Rodolfo Martín Villa, decidió que la nueva unidad antiterrorista denominada G.E.O. se instalará en este nuevo cuartel debido a la situación estratégica de Guadalajara y su rápido acceso a la carretera que comunica con Madrid.

Durante un tiempo el edificio fue compartido por los agentes de Policía Nacional de Guadalajara y la Unidad del Grupo Especial de Operaciones. Finalmente la Comisaría de Policía de Guadalajara fue trasladada a la calle Barrionuevo, en la parte trasera del edificio del Gobierno Civil, y allí permaneció hasta el traslado a las nuevas dependencias policiales de la Avenida del Ejército.

El primer capitán del G.E.O. fue Ernesto García- Quijada, que formó la primera y segunda promoción de agentes. Sus despachos fueron entregados por el Rey Juan Carlos I en compañía de su esposa la Reina Sofía y en presencia del presidente del Gobierno de aquella época, Adolfo Suárez. El cuatro de agosto del año 1979 fallecía Ernesto García- Quijada en un trágico accidente de tráfico en la provincia de Granada, cuando se encontraba de vacaciones junto a su familia.

Le sustituyó el capitán Juan Senso Galán, pero de nuevo la carretera fue cruel con los mandos del Grupo Especial de Operaciones. En mayo del año 1980 perdía la vida junto con el cabo primero Arturo Pascual, en un accidente de tráfico en el Puerto de la Pedraja en la provincia de Burgos, cuando escoltaban al vehículo en el que viajaba el general Sáenz de Santamaría. Su sustituto fue el comandante Holgado, que permaneció al frente del cuerpo policial hasta el año 1988.

Uno de los primeros logros de este cuerpo policial se produjo el siete de febrero del año 1981. Dos atracadores entraron en la sede bancaria del Banco de Vizcaya en la localidad de Durango y secuestraron a los seis empleados de la oficina y a un conductor de una empresa. Tras siete horas de mucha tensión, los agentes del G.E.O. liberaron a los rehenes y finalmente los atracadores acabaron entregándose a los policías intervinientes.

Todos los medios de comunicación, tanto nacionales como extranjeros, destacaron la brillante actuación de los agentes del G.E.O. en el brutal asalto que sufrió el Banco Central de Barcelona en pleno paseo de las Ramblas y que tuvo en tensión durante un fin de semana a las autoridades y ciudadanos de la ciudad Condal. En concreto, el viernes 23 de mayo del año 1981, un grupo de atracadores entraba de forma violenta en la oficina bancaria y retenía a más de 300 personas, liberando a cuentagotas a las personas enfermas y heridas en el asalto. Finalmente en la tarde del domingo los atracadores se entregaban a los agentes actuantes y liberaban a los rehenes, aunque con ellos se mezclaron algunos de los asaltantes que finalmente también fueron detenidos.

Una de las intervenciones más arriesgadas del G.E.O. fue en la tarde del tres de abril del año 2004, en un piso de la calle Carmen Martín Gaite en la localidad madrileña de Leganés. Allí se refugiaban los autores de los dramáticos atentados del 11 de marzo de ese mismo año en varios trenes de cercanías de Madrid en el que igualmente se vio afectado un tren que partió de la estación de Guadalajara. Cuando los agentes abordaron el inmueble, los terroristas se inmolaron e igualmente hicieron estallar un explosivo que causó la muerte del subinspector Javier Torronteras. La muerte de este héroe conmocionó a la ciudad de Guadalajara ya que este agente estaba totalmente integrado en la ciudad arriacense. Su funeral en la capilla del acuartelamiento de Guadalajara fue muy triste como difícil de narrar fue la emoción y tristeza que produjo a su familia y a sus compañeros. En la actualidad la sala de Artes Marciales del Acuartelamiento de Guadalajara lleva su nombre y existe un cuadro en el que se le recuerda de manera permanente.

El cinco de abril del año 2008 el cuerpo del G.E.O. cumplía su cuarenta aniversario de existencia en Guadalajara y recibía la visita del Rey Felipe VI, acompañado de las autoridades nacionales, autonómicas y regionales. El momento más emocionante del acto fue cuando se entonó la canción “ La Muerte no es el Final”, en honor a los agentes del G.E.O. fallecidos en acto de servicio, entregando sus vidas por la seguridad de España y sus ciudadanos.

En la actualidad el Cuerpo Armado de Operaciones Especiales está dirigido por el comisario Luis Esteban Lezaun y cuenta con el apoyo del inspector Juan Carlos Pescador, que es el jefe del Grupo Técnico y sección de apoyo al G.E.O.

La continuidad del Grupo Especial de Operaciones en Guadalajara está asegurada ya que el Consistorio de Guadalajara ha cedido al Ministerio del Interior una parcela junto a la Ronda Norte para la construcción de un nuevo cuartel para el G.E.O. El comienzo de las obras está previsto para el próximo año.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.7272 seg., Memoria Usada: 0.98 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2023