10/11/2019 / 11:49
Antonio Yagüe


Imagenes

Guiño aragonés

Las encuestas suelen equivocarse bastante. Y más en estas situaciones extraordinarias de reiteración electoral con un voto mucho más volátil.


En su Ensayo sobre la Lucidez el escritor José Saramago imagina una jornada electoral en la que la mayoría de los ciudadanos, descontenta con el funcionamiento del sistema, vota en blanco. Parece que a horas de cumplir con el rito dominical de la democracia, las urnas no saldrán tan respondonas, aunque muchos siguen in albis o lo han estado hasta el último momento.

Las encuestas suelen equivocarse bastante. Y más en estas situaciones extraordinarias de reiteración electoral con un voto mucho más volátil. Pero luego no pasa nada. Nadie se acuerda de ellas o reclama por las grandes pifias demoscópicas. Llegan los resultados y nos quedamos con el dato real, la única encuesta que vale, y nos dedicamos a discutir sobre posibles pactos. Los sondeos sirven para jugar a futuribles, y los debates o shows televisivos de todos contra todos para entretener al personal mientras llega el Día-D.

Durante décadas los resultados electorales de Almendralejo anticipaban quién gobernaría a nivel nacional. Si PSOE o PP, siempre con la venia del PNV según los malvados. Pero en las últimas convocatorias fallaron estrepitosamente el calco y las encuestas en la ciudad extremeña, sobre todo por la irrupción de partidos nuevos y el peso a más de los nacionalistas vascos y catalanes, sin contar al malabarista pscsocialisto Iceta.

Tras el fracaso del predictor pacense, los observadores han puesto sus ojos en Aragón. Resulta que el partido que gana las elecciones en la comunidad vecina, como en el estado de Ohio, termina ocupando aquí La Moncloa y allí la Casa Blanca. No es casualidad que se ensayen en Zaragoza productos o servicios como el primer prefijo telefónico de España (976) o nuevos DNI.

Lo complejo son los pactos. Los sondeos de Tezanos dan ganador al partido de Lambán, un viejo zorro socialista que gobierna tras un encaje de bolillos con el Partido Aragonés (PAR), regionalista y conservador, que pacta a derecha o izquierda según venga el viento y la pasta, la Chunta de Labordeta y Podemos.

Sánchez salió vivo del último debate entre “mamadas”, “baldosas” y estridencias inmortales. Si le funcionan las artimañas monclovitas y toma nota del aragonés podría montar un penta o hexapartido cambiando a Iglesias por Errejón y sin PP ni Cs. Si no cuadra, ¿qué tal otras elecciones en 2020?


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.226 seg., Memoria Usada: 1.23 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019