20/07/2019 / 09:55
Antonio Yagüe


Imagenes

Los políticos, al cónclave

Algunos comentaristas proponen, salvando distancias y tiempos, un cónclave de los 350 diputados que andan holgando.


Cuando en el Vaticano tarda en llegar la inspiración del Espíritu Santo para designar papa se recuerda la elección de 1271. Tras la muerte de Clemente IV, por divisiones y querellas entre los cardenales,  la Iglesia llevaba tres años sin Pontífice o puente entre Dios y los hombres. Harto de sus líneas rojas y “nos es no” el rey de Francia ordenó encerrar a los electores con llave (cum clavis) en habitáculos del palacio episcopal de Vitervo, a pan y agua y con la higiene de la época. Milagroso. En una semana eligieron como Gregorio X a Teobaldo Visconti, un caballero que andaba guerreando por Tierra Santa.

Algunos comentaristas proponen, salvando distancias y tiempos, un cónclave similar a los 350 diputados que andan holgando (y cobrando, claro) para poner fin al bloqueo de tres meses a  formar Gobierno en España. O simplificando, plantean encerrar a Sánchez, Casado,  Rivera, Iglesias y Abascal, con un par de ayudantes cada uno, sin cobertura de móvil, radio y televisión. Para aislar y de paso reducir costes, podría servir un silo acondicionado de la Castilla profunda, una escuela rural en Teruel o un refugio en la sierra madrileña. “Verías que pronto se acababa la tontería, habría pactos y nombraban Gobierno”, comenta una señora de mi pueblo.

La gente de la calle y las redes se queja de estar en manos de actores de reparto (con perdón para estos profesionales), les acusa de ser una tropa de gandules que vive en perpetua campaña electoral, una peña de jugadores de farol que confunde la transparencia con el espectáculo constante... Esto no es política, dicen. Es jugar a los chinos, o al “vamos a contar mentiras” que los chiquillos ya ni conocen. Menudo ejemplo.

Cierto que la irrupción de nuevos partidos ha dejado las mayorías absolutas atrás. Pero la primera tarea de los políticos es ponerse de acuerdo para gobernar. No vale que ante su incapacidad devuelvan la pelota a los ciudadanos y decidan que volvamos a votar. Propongo que si tienen que repetirse las elecciones, al menos ninguno de los 350  candidatos incapaces de llegar a un acuerdo pueda optar de nuevo a un escaño en el Congreso. Al 75%, sin sueldos-red como funcionarios, le entrarían tales prisas que hasta perdonarían las vacaciones. Harían como los cardenales.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 0.2837 seg., Memoria Usada: 1.21 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2019