11/09/2021 / 13:51
Antonio Yagüe


Imagenes

Oficinas con sombras

Sesudos analistas aseguran que el teletrabajo no tiene marcha atrás. Ni la semana laboral de cuatro días.


Dicen los sondeos que la vuelta al trabajo presencial (antiguos oficinistas) causa ansiedad a casi la mitad del personal. Lo atribuyen a dificultades para conciliar la vida familiar y personal, mala alimentación, mayor riesgo de contagio, desplazamientos en transporte público y el uso agobiante de mascarilla en el trabajo. Visto así, les espera un curso laboral tan malo como el pasado.

Los expertos advierten de que distancia, aireación y mascarilla siguen siendo la clave preventiva. Habrá que mantener las mismas medidas, como en colegios, porque aunque hay muchos vacunados, estos también infectan y transmiten la delta. De paso, esta variante ha enturbiado el hito del 70% celebrado por Sánchez y Page en Guadalajara. Para lograr la famosa inmunidad de grupo habría que llegar al 85%, es decir, a toda la población, porque  a  menores de 12 años no se puede. Faltarían  seis millones de personas más, doce de pinchazos sin contar terceras dosis.

Sesudos analistas aseguran que el teletrabajo no tiene marcha atrás. Ni la semana laboral de cuatro días, en la ciudad por supuesto, como propuso un partido moderno en recientes elecciones con poco éxito vistos sus resultados. Antes en los pueblos, cuando no había faenas agrícolas acuciantes, hasta en festivos se volvían muladares, hacían calza(d)izos o se sacaban  piedras. 

Siempre queda echarle algo de masoquismo y venirse a vivir a la España vacía. La gente de pueblo acompaña más, sobre todo ante desgracias, y te hace sentirte necesario y querido. Pero hay que dejarse de bucolismos y de la fantasía de vivir con un huertecico (que pocos saben cultivar) y cuatro gallinas, mejor sin gallo violador.

Tres conocidos molineses, ávidos de teletrabajo campestre, descubrieron el año pasado que la tienda, la gasolina, la luz, los móviles y portátiles (con cobertura pésima), y la calefacción cuestan más que en Madrid o Barcelona. Aunque tengas monte con leña, prepara 10.000 euros para transportarla y calentarte en casa. Además, los sueldos, si  logras un trabajo, son mucho más bajos,  y si se busca pareja femenina, costará encontrarla mucho más que si se prefiere masculina. La sombra de la oficina también es alargada.


En cumplimiento de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico LSSICE y sus modificaciones del Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, que afectan al uso de cookies y a los envíos comerciales por correo electrónico, y en cumplimiento de la Directiva Europea 2009/136/CE, le informamos que nuestro sitio web www.nuevaalcarria.com colocará cookies própias y de terceros en su ordenador para ayudar a mejorar la navegación en su web y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información

Tiempo: 4.2589 seg., Memoria Usada: 0.94 MB

Diseño web Inweb © 2015 - 2021